x

Consejos

  • Seis pasos para mejorar tu CV

    Consejos para tener un buen CV

    Aunque no soy ninguna gurú laboral, los años de experiencia, las empresas por las que he pasado y el MBA me han enseñado unas cuantas cosas para prepararme lo mejor posible para la búsqueda de empleo. Aunque en general todos los consejos relativos a la búsqueda de trabajo parecen cosas muy obvias,  muchas veces se nos olvidan muchos de estos detalles, lo que hace que no estemos lo suficientemente bien preparados para la prueba a la que nos enfrentamos. Todas las veces que he buscado trabajo en mi vida, me he propuesto que si me rechazaban fuera porque el puesto no encajaba con mi perfil y nunca porque no hubiera hecho todo lo posible para sacar la mejor faceta de mí. Son los detalles los que pueden diferenciar un CV de otro y como a menudo recibo CVs para repasar y me doy cuenta de las faltas tan comunes que cometemos y de la mala sensación que dejan al entrevistador, os paso los trucos que con el tiempo, me han llevado a muy buenas oportunidades de trabajo:

    Sigue leyendo

    1 comentario
  • ¿Debería tener un e-book?

    New in the jukebox

     

    En este primer contacto con las vacaciones después de seis meses leyendo apuntes, sólo tengo ganas de leer libros y más libros! Inspirarme otra vez con sus páginas y teorías y además, con suerte, sacar algunas frases de esas que te encogen un poco el alma y que vengo a compartir aquí. Acabo de terminarme uno de mi gran autor favorito García Márquez, Relato de un Náufrago, pero ahora con la emoción y el nervio tengo la lista que echa humo: un libro de finanzas caseras que compré en Las Vegas, El año del pensamiento mágico, Suave es la noche, Lo Contrario de la Soledad (con un canto a la celiaquía que me recomendó el Guardián entre el Centeno)…
    Llenando a destajo mi lista de Amazon para que no se me olvide ningún título mi carrito ascendió a casi cien euros, (a 20 € el libro, tú me dirás!) por no hablar de los 50€ por kilo que me cobrarán las aerolíneas por sobrepeso al llevar cuatro tomos en plan contrabando para no quedarme ni un segundo sin lectura allá donde esté.
    Ante este percal, llegó el temido momento para cualquier ávido lector que se precie. No puedo evitar preguntarme: ¿y si corto con el papel y me compro un e-book? Más fácil de llevar, más fácil de comprar, menos espacio y más barato. Todo me tienta pero yo me resisto… Con lo que me gusta marcar mis páginas y el olor a libro nuevo (¿se pueden marcar páginas en un e-book?). Muchos que lo han probado me juran que uno se acostumbra, veo cientos cada día en el metro y todo parecen ventajas pero yo no me decido… ¿Qué me recomendáis?
    ¿Tenéis e-book? ¿Cómo fue la transición? ¿Volvéis al papel a veces? ¿Ha muerto el papel y soy la última en enterarme? ¡Socorro!
    p.d: creo que al final sólo acabaré comprando aquellos volúmenes que me lleguen a la patata, los que siempre querré tener en la biblioteca… En realidad, eso sería la leche.
    p.d 2: algunos de mis libros favoritos y el último que leí.
    31 comentarios
  • CONSEJOS PARA HACER LA MALETA

    New in the jukebox

    Fotograma de Viaje a Darjeeling
    Si hace unos días escribía algunos consejos para transformar tu viaje de clase turista en uno de business, hoy quería hablar de algunas cosas que he ido aprendiendo para hacer la maleta y que también nos hacen a todos la vida un poco más fácil. Sobre todo ahora en verano que se viaja más o se va a varios destinos en periodos cortos de tiempo estos consejos pueden ser más útiles que nunca…
    1. Empieza por el pijama: lo primero que hago al hacer la maleta es meter el pijama y la bolsa de aseo. Así nunca se te olvidan estas dos cosas esenciales que te pueden complicar el viaje. Siempre mételo lo primero, así nunca se te olvida.
    2. La bolsa de aseo siempre hecha: esto lo he incorporado a mi rutina de viaje hace unos dos años y ha habido un antes y un después. El truco está en tener la bolsa de aseo siempre preparada, es decir, que el contenido de esta sea diferente al que utilizas habitualmente. Mete en tu bolsa de aseo un cepillo de dientes y una pasta para viajes, un desodorante, un formato pequeño de tu colonia y tamaños pequeños de tu champú y gel o muestrecitas de hotel. Mete todo lo que necesites: agua de lentillas, una caja de lentillas a parte un cepillo de pelo pequeño… Así cuando te salga cualquier viaje lo único que tienes que hacer es sacar la bolsa de viaje del armario y meterla en la maleta. En dos minutos lo tienes resuelto y así te aseguras de que nunca se te olvida el cepillo de dientes (mi némesis). El coste total de hacerte una bolsita de aseo de viaje es mínimo y el ahorro de tiempo, considerable.
    3. Lo que siempre viaja conmigo. Esta es una recomendación personal, pero yo allá a donde voy, sea de finde o para un mes, me llevo mi secador de viaje que va a buena potencia, se dobla, no pesa y lo resiste todo (lo compré en Amazon y es la pera). Es muy frustrante tener melena y pasarte dos horas bajo un secadorcillo de hotel a velocidad soplido.
    4. Planea y vencerás. La clave de una maleta bien hecha, como en muchas otras cosas en la vida, es planear antes de lanzarse a meter “por sis” a lo loco. Antes de hacer nada, siéntate y piensa cuántos días te vas, mira la previsión del tiempo y analiza un poco los planes que vas a hacer: ¿playa? ¿Cenas en sitios molones? ¿Campo? ¿Paseos por la ciudad? ¿Calor? ¿Frío? ¿Refresca por las noches? ¿Vais a caminar mucho? Teniendo esto en cuenta saca los conjuntos para cada día y ponlos encima de la cama, así puedes ver de una todo lo que llevas y ver cómo pueden combinar unas cosas con otras en caso de necesitar un día extra o por si quieres improvisar. Mete sólo lo que vayas a usar. Así todas las mañanas sabrás más o menos lo que ponerte y lo mejor, cuando llegues a casa casi todo será para lavar y deshacer la maleta será cien veces más fácil. Para mí una maleta bien hecha es aquella en la que cuando vuelves a casa te das cuenta de que has usado todo lo que te llevaste.
    5. Antelación es la clave. Yo en general, no soy de último minuto. Me gusta hacer las cosas con tiempo para no olvidarme nada y hacerme la vida más sencilla. Por eso intento hacer la maleta al menos una noche antes de marcharme, para así tener tiempo para meter las cosas que se me hayan podido olvidar. Con las mismas es imprescindible, antes de viajar, organizar con tiempo la logística del viaje: ¿hace falta pasaporte?, ¿lo tengo en regla?, ¿cómo se va desde el aeropuerto a casa de mi amiga/hotel?, ¿qué moneda se utiliza?, ¿tengo que llamar a mi banco para cambiar? ¿Hace falta visado? (La UE nos tiene muy mal acostumbrados y nos creemos que con el DNI en Guinea Ecuatorial vamos a todas partes), ¿Es un país seguro o tengo que llevarme la típica riñonera khaki y quitarme cualquier cosa que brille?, ¿tengo que ponerme vacunas? Parece obvio pero no es la primera vez que oigo que alguien no vuela por no tener el pasaporte con más de 6 meses de vigencia o que no hicieron el visado con suficiente tiempo. También es cómodo saber las horas de diferencia con respecto a tu país y qué tipo de enchufes utilizan para saber si vas a poder recargar la batería del móvil o de la cámara. La planificación te puede salvar de muchas.
    Foto de Free People
    6. Lo que nunca debes sacar. Yo siempre dejo dentro de las maletas una bolsa de ropa sucia y varias de zapatos. Es la típica cosa que siempre se te olvida meter y además, muchas veces no se qué hacer con todas esas bolsas que vienen con los zapatos y que luego resultan tan útiles cuando viajas.
    7. Lo que merece la pena comprar. Lo he dicho muchas veces, soy súper fan de las guías de viaje de Lonely Planet; duele un poquito gastarse 35€ en ella… pero una vez estás allí, yo jamás me he arrepentido. Te pueden sacar de un apuro cuando no sabes dónde comer pero quieres acertar, porque tienen hoteles y restaurantes para todos los bolsillos y nunca me han decepcionado (y he recorrido medio mundo probándolos, en serio!) y también porque son una perfecta y breve introducción al país que visitas, con un poco de historia y consejos útiles que puedes ir leyendo en el avión y que te dan un contexto de todo lo que vas a ver para meterte el gusanillo antes de aterrizar.
    Estas son las cosas que yo siempre suelo tener en cuenta a la hora de hacer la maleta. ¿Cuáles son los tuyos? ¿Lo metes todo en bolsas? ¿Tienes esas aspiradoras de aire para que te quepa más? ¿Qué cosas nunca faltan en tu maleta? Me encantaría saber!
    ¡Que paséis un gran verano de viajes y me contéis si habéis puesto alguno de los consejos en práctica!
    p.d: sobre un gran viaje de ligero equipaje.
    19 comentarios
  • TRAVEL WEEK: CONSEJOS PARA VIAJAR MEJOR

    New in the jukebox

     

    Como cada año y aprovechando que las vacaciones están cada vez más cerca, vuelve la Travel Week a June Lemon! Es una semana temática dedicada por completo a los viajes y, pensando la última vez que lo hice cuando estuve en China, quería inaugurarla con algunos consejos prácticos que te hacen la vida más fácil y que he aprendido con los años y con las millas.
    Si hay algo pereza de viajar, es el vuelo en avión: los aeropuertos, las esperas, la clase turista sin espacio para las piernas… Pero yo ya me he vuelto una experta en hacer este trance lo más agradable posible y por eso quiero compartir siete trucos para transformar tu asiento de fila del centro (asiento por supuesto, del centro) en tu propia business class

    1. Antes de salir, prepárate tu propio neceser de business: mete en una bolsita un antifaz, calcetines gordos para relajarte, un cepillo de dientes, colonia, toallitas húmedas, un espejito, líquido y caja de lentillas o cualquier otra cosa básica e indispensable en tu vida. Créeme que cuando sacas tu antifaz de profesional del viaje dejas ojiplática a tu fila y empiezan a asentir lentamente en señal de aprobación. Por no mencionar lo bien que sienta poder asearte y sentirte un ser humano digno después de 12 horas desnucándote y oliendo a curry.
    2. Prepárate un picnic: si hay algo más deprimente que los asientos del centro de la fila 58 del avión, es la comida. Aunque la cosa ha mejorado mucho, a mí me encanta llevarme cosas ricas a la ida, como jamón, queso, tostadas o sandwiches buenos de casa, pedir un vino y disfrutar haciendo el aperitivo/ comida cuando a ti te de la gana. Además así duele mucho menos cuando la azafata te dice que ya no les queda pollo y te toca tomarte una lasaña rancia.

     

    3. Haz una foto de tu pasaporte y envíatela a tu email: los viajes tienen un componente de incertidumbre inevitable, nunca sabes qué te puede pasar, dónde se te puede caer o dónde te pueden robar la información más valiosa. Por eso, para prevenir y no sentirse tan desprotegido en caso de que alguno de estos sucesos ocurriera, tienes una copia de tu pasaporte accesible desde tu email en cualquier lugar con acceso a Internet del planeta para poder ir a la comisaría y facilitar los posibles trámites.
    4. Nunca lleves todo el dinero junto: una vez más, como nunca sabes lo que puede pasar, reparte tu dinero en dos o tres sitios diferentes para asegurarte de que siempre tienes un pequeño depósito de emergencia.
    5. La maleta de mano: es el mejor invento del planeta para el viajero y no sólo porque se pueda meter en vuelos low cost y te ahorre los 20 minutos de espera en la cinta de recogida de equipaje. Cuando viajas muy lejos y cabe la posibilidad de que no llegue tu maleta, yo siempre llevo algo de ropa y una muda de emergencia para no quedarme con lo puesto. El objetivo es mitigar todos aquellos imprevistos que te puedan “amargar” o hacer más difícil el viaje. Aunque estas cosas también forman parte de la aventura!

     

    6. La prenda clave: un foulard. Yo no me voy ni en verano sin uno. Son el accesorio más versátil y útil del mundo, lo puedes usar de almohada en viajes en bus de trillones de horas, como manta porque dios sabe el frío que hace en los aviones y como foulard, para protegerte la garganta y no llegar con unas anginas pidiéndote una baja.
    7. Los extras: hay algunas cosas clave que también te hacen el trayecto mucho más llevadero. Yo siempre me llevo mis propios cascos bien aislantes del sonido para asegurarme de que no oigo el avión y que puedo escuchar mi música o las pelis y evadirme del mundo. Todos aquellos que han luchado contra el sonido de los cascos que dan en Renfe y han acabado llorando un poco por dentro sabrán de la importancia de este accesorio. Además también llevo siempre un jersey y calcetines (nada de sandalias, eso es Siberia!), una batería extra por lo que pueda pasar y un libro para entretenerme. Los clásicos, vamos.
    Y ya de colofón a este comienzo de semana, tengo el placer de ofreceros, porque nunca está de más en vacaciones, un descuento Atrápalo de 10€ para todos los planes de viajes de la web. Un detalle de mi parte en cualquier cosa que me permita contribuir a un mini trocito de vuestras farras veraniegas! Y que, con suerte, os peguéis un baño a mi salud!
    ¿Qué es lo que siempre lleváis vosotros? ¿Algún consejo más? Me encantaría saber!
    p.d: más consejos de Junetravel weeks anteriores y el truco para que las relaciones largas sigan siendo una aventura.
    8 comentarios
  • En algún lugar de Formentera

    New in the jukebox

    Fotos de James Wright para Fashion Me Now
    Normalmente soy yo la que os da la brasa recomendando lugares, restaurantes y hoteles pero hoy soy yo la que necesita vuestra inestimable ayuda y sabiduría. 🙂
    Este finde, previsora y motivada por el buen tiempo que está haciendo en Madrid estos días, he empezado a organizar una escapada de verano a Formentera y me estoy volviendo loca para encontrar alojamiento. Busco un hotelito, hostal o piso que esté bien en el que poder pasar algunas noches.
    ¿Alguna recomendación? ¿Habéis estado en algún sitio con encanto o conveniente por precio que me podáis recomendar? ¿Algún secreto que compartir? Os lo agradecería muchísimo.
    Supongo que esta es la pregunta del millón, pero nunca se sabe quién tiene la respuesta a tus preguntas! Varias veces he probado ya cosas que me habéis recomendado en Instagram o aquí y siempre me han encantado. Y cada vez que lo hago me sorprendo de todas las cosas buenas que pueden traer las redes sociales. Así que una vez más, aquí estoy, deseando cotillear todas las direcciones que me queráis dar. Muchísimas gracias.

     

    p.d: ayer fue el día de la mujer así que no puedo evitar recordar lo que se espera de nosotras.
    p.d 2: recomendaciones sobre Córdoba, Cádiz, El Algarve, Perú y muchos otros lugares.

     

    16 comentarios
  • Tres imprescindibles de belleza

    New in the jukebox

     

    ¿Qué no falta nunca en tu bolsa de aseo cuando vas de viaje? ¿Qué cosas llevas siempre contigo cuando pasas la noche fuera? ¿Qué, de tu bolsa de aseo, dejarías en casa de tu novio para sentirte como en la tuya?

    A mí hay tres cosas que me rechiflan hasta el infinito…

    Cuando viajo a cualquier parte o en mi casa en mi rutina diaria, utilizo muchos productos pero sólo hay tres que de verdad compro una y otra vez cuando se me acaban. Me encantaría saber los vuestros para descubrir cosas nuevas y saber por qué os levantáis así de guapas todas las mañanas. 🙂
    Aquí van los míos:
    Tachaaaan!
    De izquierda a derecha os cuento por qué soy fans:
    1. Beauty Flash Balm de Clarins: esta crema es la pera. Es como una ampolla flash en formato crema súper fluida. Te la echas y te quita al momento la cara de sueño y la hinchazón; te deja como nueva y te da un aspecto más saludable desde primera hora, además es muy fresquita. Los efectos se notan enseguida y aunque yo no lo he probado, se puede usar como mascarilla también. Yo la descubrí a través del blog de Fashion Me Now y desde entonces no he parado de usarla. La utilizo casi todos los días y a veces me contengo para que no “pierda el efecto”. Por lo visto es el best seller de la marca y yo me la llevo allá a dónde voy.
    2. Midnight Recovery Serum de Kielhs: soy de esas frikis que investiga todo lo que oye y se mira las opiniones de los productos  para descubrir cremas nuevas. En una de estas, di con este serum y me fui a Kielhs a que me dieran la chapa sobre el producto (que es algo que también me encanta). Acabé comprándolo y cuando se me acabe lo volveré a hacer porque me encanta. Me echo tres gotitas todas las noches después de limpiarme la cara, tiene un olor súper relajante a lavanda y se te queda suave e hidratada hasta el día siguiente. Es un lujillo antes de acostarte que hace que te vayas a la cama con otra mentalidad. En serio. Es como un ritual en el que te mimas cada día. (Esta frase ha sido muy cursi pero le he dado mil vueltas y no se me ocurre cómo expresarlo mejor!).
    3. Agua micelar de Bioderma: esta es una joya. Cuesta 14 euros más o menos y es un agua desmaquillante y limpiadora que no pica, que no es grasa, que puedes utilizar en los ojos y que es muy refrescante. Además respeta el ph de la piel. Aunque a mí me gusta cuidarme, tengo como la mayoría una rutina de limpieza muy sencilla y cuanto más rápida, más cómoda y más eficaz, mejor. Los botes de Bioderma los compro de dos en dos porque nunca quiero quedarme sin y ojalá tuvieran formato de viaje. Son la leche.
    Dicho esto, también utilizo otras cosas en mi día a día como jabón de cara o crema hidratante pero esas sí que las voy variando. Son estos tres productos los que más me gustan, mis clásicos, los que me llevo a todas partes cuando no estoy en casa. Aún así, podemos hablar de más imprescindibles en el futuro si os apetece!
    Ahora me encantaría saber. ¿Cuáles son los vuestros? Compartid vuestra sabiduría!
    p.d: encontré mi nueva colonia! Leí todos los comentarios, probé muchas y me decidí por esta. Muchas gracias por toda la inspiración. 🙂
    p.d 2: manos de otoño, mis pinta uñas favoritos y el pintalabios del invierno.
    29 comentarios