x

Por qué emociona Lalaland

Lalaland levanta ampollas entre mi grupo de amigos. Que se trata de un peliculón musical híper emocionante es un hecho en el que todos coincidimos pero es en el final en el que se nos pone la piel de gallina y los nervios de punta. Entre batallas sobre su significado se escuchan breves silencios de individuos aislados que se trasladan a su propia historia… ¿cuál es el verdadero mensaje?

Para mí, Lalaland habla de las decisiones que tomamos. Las renuncias que nos hacen quienes somos, habla de amor. No amor del simple, del obvio, del “te quiero y tú a mí y todo bien”, habla del amor generoso, el de la renuncia, el que no quiere cambiar al otro. El amor que hace crecer a la pareja y que trasciende a uno mismo buscando genuinamente que el otro sea feliz. Hay un tipo de amor, oculto bajo muchas capas del amor de libro, que se activa sólo con determinadas personas que realmente remueven lo más profundo de nosotros. Un amor que, pese a lo vivido y todo lo sentido, entiende que es hora de dejar ir. Como en todo, los sentimientos vienen también en pareja. Todo amor viene siempre acompañado de su dosis equitativa de egoísmo, que es el pegamento que nos hace retener a una persona porque la queremos para nosotros mismos o el repelente que nos permite dejarla marchar para seguir adelante con nuestros propios sueños, como si entendiéramos a nivel celular, que a donde ellos quieren ir, nosotros no podemos o no queremos seguirles. Ella se va a París, él se queda en Hollywood abriendo su bar de jazz, ambos se desean suerte al hacer aquello que siempre quisieron. Una trama cliché hasta cierto punto, PERO:

Aquí es donde  empieza lo mejor de la película: la tensión. Empieza la magia, se te pone la piel de gallina. Ella entra en el bar de él, años más tarde. Ve el logo que ella le diseñó, entendemos rápidamente que cumplió su sueño, se ven en la distancia, se cruzan miradas, sobrecogidos; más tensión. Ella se sienta, ese foco directo a las manos de él al piano, esas primeras notas de su canción que es casi un lamento, un llanto. Por cumplir un sueño renunció a otro. Los espectadores entendemos que la está llamando y entonces, empiezan a imaginar todo lo que pudo haber sido, la felicidad que podrían haber compartido, todo lo que podrían haber conseguido juntos. Si sólo hubieran reaccionado de otra forma, si las cosas hubieran sido de otra manera… La tensión se aplaca con música más liviana dejando resbalar las lágrimas del espectador. Número de jazz, Broadway, baile. Comprendes cuánto se echan de menos y quizá en ese momento ya no estés pensando en ellos y estés pensando en ti, en tu historia, en todo lo que pudo haber sido. Ya no estás allí.

Y sin embargo.

Aquello que elegiste te hizo tan feliz, como pudo haberlo hecho aquel que ahora echas de menos. La película anuncia que no hay un sólo camino para nosotros, habla de los multi-universos y de cómo escogemos con cada decisión, nuestra propia aventura. Es la magia de esa tensión generada, esa capacidad que tiene el cine de transformar mensajes complejos en historias sencillas entendibles por cualquiera, hasta el punto de cambiarle o removerle. Una película que entre bailes pone de manifiesto que no siempre nos quedamos con la persona que más nos enseñó, la que más nos quiso o la que más creyó en nosotros. Que muchas veces estos individuos tenían misiones fugaces de convertirte en quien eres para luego vivir exclusivamente en tu recuerdo. Se deconstruye el mito de que nuestra pareja lo tiene que ser todo: la que nos lo ha dado todo, la que más nos quiere, la que nos completa. Estamos hechos de muchas personas.

Sólo cuando él toca el piano, en ese encuentro casual, revives por una fracción de segundo la intensidad de lo querido y piensas en todo aquello que pudo haber sido, en tu propio final alternativo. Sólo una fracción de segundo… antes de volver a tu asiento, mirar a un lado y recordar que no lo hiciste tan mal después de todo.

Si sólo las decisiones que tomamos en la vida real fueran acompañadas de números musicales…

Entonces todo sería perfecto.

 

Por las películas que nos siguen haciendo soñar.

June

17 comentarios

Escribe un comentario
  • mary

    No he visto la película, pero me ha encantado tu reflexión sobre de que estamos hechos de muchas personas. Soy de tu misma opinión, ahora estoy en una etapa donde no hago mas que pensar en todo lo que he vivido y quienes han participado de esos momentos. He repasado todo lo que me han aportado y también los que siguen aportandome. También las decisiones que he tomado y cómo ha afectado a esas relaciones a esas personas y lo que ha quedado de ellas. No quiero ponerme triste pensando en todas las que he dejado por el camino, porque o no me entendieron, o no me eligieron o simplemente no querian. Tampoco pienso en un reencuentro. Simplemente no están y punto. Prefiero centrarme en las que están y han seguido.

  • Elena

    Genial reflexión.

  • Ay. A mí me tocó tanto ese final, que salí llena de lágrimas del cine.

  • Hola June! Justo ayer fui a ver La La Land y la llevaba esperando desde hace tiempo ya (para verano ya oí hablar de ella y pensé: “que ganazas!”). La película te remueve por dentro, no deja indiferente a nadie (a no ser que tengan por corazón un témpano de hielo). Como bien dices, hay muchos momentos en los que la línea entre la trama y tu propia vida, se entrelazan. Y entiendes lo que siente Mía y también lo que le pasa a Sebastian, porque en algún momento tú también lo has vivido. Acompaña eso de una gran banda sonora y una cuidada estética y voilá!

  • Pilar

    Me ha encantado tu reflexión. Gracias por hacerme disfrutar cada vez que escribes.

  • Elena

    Bonita reflexión, la vi este miércoles, de primeras bueno, pero a medida que avanzaba me fue gustando y bastante, al final igual que un comentario anterior llena de lagrimas, pues efectivamente hace pensar…lo que fue, lo que es, lo que pudo ser, me ha encantado tu planteamiento y como lo has ido exponiendo, gracias June

  • AFM

    Encuentro en tus palabras materializados mis pensamientos y sensaciones tras el final de la película.
    Siempre es un acierto leerte! 🙂

  • Relax

    No estoy de acuerdo, aunque entiendo tu punto de vista.

    A mí me encantó la película, lloré mucho con la parte final. Por cierto, agarráos los cinturones porque vienen SPOILERS:

    No comparto que la historia sea sobre el amor que te hace feliz:
    – Ella cumple su sueño porque es él el que la empuja casi a ello.
    – Él siempre la apoya:
    1. Se busca un “trabajo” que no le gusta cuando escucha la conversación con su madre.
    2. Va a buscarla para la prueba que hace que vaya a París (que cumpla su sueño).
    3. Pone el logo suyo al local a pesar de que su sueño era llamarle de otra forma (ahora no recuerdo el nombre pero juraría que era algo de “pincho pollo”.

    Podría seguir pero a lo que voy: Me parece una historia MUY TRISTE, en el que dos personas no se quedan juntos por cumplir sus sueños. Él montar un local de jazz (que podría haber sido en cualquier sitio, como se ve en el sueño del final), ella por ser una actriz famosa como a las que idolatra.

    Una historia sobre lo poco que importa el amor y la importancia de que para saber quién se es debes cumplir con tus sueños, aunque el amor se interponga en tu camino, debes realizarte como persona a nivel individual en lugar de a nivel colectivo, a nivel de pareja. ¿

    ¿Por qué lloré? Lloré de pena por la historia que fue y no pudo ser. No es una historia de amor, es una historia de individualismo al más puro estilo americano: cumple tus sueños, sé una estrella, no te conformes con poco, sé una estrella, triunfa y que te aplaudan y respeten, porque es la fama la que te va a reportar felicidad y no el amor que sientes por esa persona que ha estado junto a ti (salvando la excepción de llegar tarde en el estreno de la obra) y te ha apoyado, te ha querido incluso con tus fracasos y no le importaba nada más que tu absoluta felicidad, aunque ésta sea lejos de uno mismo (por eso él le insta a irse a París).

    A pesar del cáriz negativo con el que veo la película, me ha encantado y será una compra obligada en cuanto salga en formato físico.

    Saludos! 😉

    • gelendevaltimore

      lo comparto totalmente

    • Marina

      Me ha encantado tu reflexión, totally true (para mí) 🙂

  • Ani Ote

    Yo la vi anoche y me encantó , es mágica y los actores lo bordan. Para mi priorizan sus vidas profesionales a sus vidas personales .
    Me siento muy afortunada pq yo luché junto a mi chico por estar juntos y poder con todo entre los dos y me siento muy feliz y satisfecha después de 18 años juntos y espero q muchos más;
    Así q el final q a mi me hubiera gustado más es el que no fue pq el amor si es el de verdad no lo dejas escapar. Muchos besos

  • Elizabeth

    Hola June! He visto la peli hoy y he salido llorando del cine. Al llegar a casa he leído tu post, que lo tenía pendiente por si había spoiler, y también he terminado llorando. Para mí es una historia de lo que pudo ser y no fue, por las decisiones que tomamos que cambian el curso de la vida. El final me ha dejado perpleja porque es algo que he pensado muchas veces. Como bien dices, antes de darte cuenta estás pensando en tu historia… Qué pena.

  • Eli Rifà

    No puedo parar de releerlo. Me encanta la reflexión 🙂

    • CRISTINA DE PAZ

      No words… ¡Me ha llegado mucho tu reflexión June!

  • Bela

    Hola! A mí la peli me encanto toda, la música es una delicia, pero cuando llego al final, me sorprendieron, me pusieron los pelos de punta, me hicieron pensar en cada una de las historias de mi vida, en cómo habían sido, y en cómo habían podido llegar a ser. El final fue para mí, lo mejor de la película . Has descrito la película, con una reflexión, con la que no puedo estar más de acuerdo. Un saludo!

  • Esti

    Me encantan tus reflexiones! Son muy interesantes y hacen que remueva mi mente.