x

Living la vida Pinterest

He retomado la vieja costumbre de meterme en Pinterest. Buscando hace unos días inspiración para ilustrar unas ideas, acabé pasando dos horas pasando de un perfil a otro, de un tablero a otro, revisando los míos más antiguos, reubicándolos y creando otros nuevos de necesidades que hace tiempo no tenía. Metida como estaba en mi tarea de pinear como si no hubiera un mañana, me di cuenta que los tableros de mis amigas sobre estilo o decoración eran clavaditos a ellas mismas. Es decir, que era capaz de ver foto tras fotos, su propio estilo, la misma tipología de chica, zapatos que perfectamente llevarían puestos, lugares, paletas de colores y detalles de sus propias casas. Me impresionó mucho ver que, aunque se trata de un portal de inspiración, tenemos esa tendencia a escoger siempre “lo mismo”, lo que define nuestro estilo, lo que somos nosotros y más nos gusta pero reinterpretado en mil formas diferentes pero parecidas entre sí. Me impresionó ver la consistencia del estilo que tenemos, cómo volemos una y otra vez a lo que nos gusta, pasa incluso en la ropa; muchas veces me sorprendo a mí misma cogiendo una y otra vez la misma camiseta de rayas, la misma blusa negra de volantes, los mismo pantalones de topos que tengo tripitidos en el armario.

Ante tal revelación sobre el estilo y los gustos ajenos, tan claros, tan ellas, hice lo que toda persona en su sano juicio haría: buscar ese patrón en mis propios tableros. ¿Cuál era mi estilo? ¿Cuáles son las fórmulas que repito una y otra vez? ¿Estaría yo también reflejada en la complexión y personalidad de las chicas que pineo? ¿Sería mi Pinterest un moodboard inconsciente de mi persona? Pues bien, aunque una con una misma nunca es tan imparcial y clara como con las demás, descubrí que sí tengo determinadas obsesiones decorativas y estilísticas. Vi repetidos patrones que me hicieron darme cuenta de que hay objetos, ciertos estilos que quería incluso antes de ser consciente de ese deseo, cosas que me encantan de forma subconsciente y que pineo y repineo y repineo hasta el aburrimiento y la autosatisfacción de tener más claro de lo que yo misma me pensaba lo que soy y lo que me gusta y entre esas cosas encontré…

estanteria-jl

Foto de Apartment Therapy

Las librerías del suelo al techo: para llenarlas de mis libros favoritos, para colocarlos por colores, para combinarlos con pequeñas esculturas y tesoros recogidos de la playa. Es uno de mis sueños, una librería blanca que pueda llenar y vaciar de todas las cosas que me gustan en los diferentes momentos de mi vida.

chimenea-deco-jl

Foto de The New York Times

Una falsa chimenea: sólo por el gusto de poner un espejo encima y dar esa sensación de calidez a mi habitación. Aunque sea por sentar en su repisa jarrones de eucalipto, velas y corales largos, una foto, un cuadro apoyado.

cocina-jl

Una cocina de muebles oscuros y mármol, a poder ser con muuuuchas cazuelas de cobre. Hay algo de antiguo y algo de moderno en ese tipo de cocinas que me vuelven locas. Tan actuales y tan vintage.

main.original.640x0c

Una alacena enorme en las que meter mis vajillas, como esas que vi en algunas inmobiliarias de lujo de Barcelona que me fliparon y me hicieron pensar si algún día podría tener una casa así. La llenaría de platos de Somos Bonjour, que cada día me gustan más sus vajillas artesanales o una con motivos marinos de Azarraluqui, con las que me haré algún día…

Foto de Fashion Me Now

Foto de Fashion Me Now

En el vestir, veo mucho blanco, mucho negro, estampados de flores y camisas étnicas, deportivas y zapatos de esparto, algunos tacones, chicas sin maquillar, moños desechos, colores camel, looks fáciles y combinables (de hecho, cuando no sé qué ponerme sigo buscando inspiración en esas carpetas). Todo muy yo al fin y al cabo.

 

Me ha hecho gracia darme cuenta de lo claro que lo tenemos a veces, sin ni siquiera saberlo, tan acostumbrados como estamos a mirar hacia fuera en busca del estilo, las modas y lo que encaja con otros sin parar a repasar, qué es lo que nuestros propios gustos recogidos de forma visual, nos están diciendo de nosotros mismos. Lo que vi de mí me gustó.

¿Os ha pasado alguna vez? ¿Os gusta Pinterest? Estoy enganchada perdida, me encanta toda la inspiración que se puede llegar a encontrar y el genial concepto de almacenaje de inspiración que promueve. ¿Qué piezas siempre habéis querido? ¿Las conseguisteis con el tiempo? Mi lista es interminable. Me encantaría saber la vuestra.

p.d: por otro lado, está la oscura cultura del like.

Guardar

Guardar

Guardar

3 comentarios

Escribe un comentario
  • Hola June! Nosotros también nos perdemos en Pinterest… Es una fuente inagotable de ideas para nuestros proyectos aunque es cierto que, como te pasa a ti, se nos van los ojos al mismo tipo de fotos una y otra vez 😉

    Siempre quisimos un cuadro de un plano de NY de unos chicos suecos (que aparecía en todas, todas las fotos de interiores de casas nórdicas). Lo necesitábamos! Cuando por fin nos mudamos este año (y después de descubrir dónde se compraba la dichosa lámina), nos dimos el capricho! Qué ilusión verlo al fin colgado en nuestra pared 🙂

    • June Lemon

      Cómo me alegro! Yo también quería desde siempre un cuadro de las piscinas de Slim Aarons y el otro día me hice por fin con uno, cada vez que lo miro, me encanta!

      Que disfrutéis mucho de vuestra casita. 🙂

  • Pingback: 2016 | June Lemon Jukebox