x

De vuelta

Hola,

¡¡Ya estoy de vuelta!!

¿Qué tal fue el verano? ¿Dónde habéis estado? ¿Qué habéis hecho? ¿Qué es lo mejor que habéis comido?

Yo estuve unos días en Portugal, visitando las desiertas playas de Comporta (por mucho que Instagram se empeñe en decir lo contrario con tantas fotos geolocalizadas por allí) e hice una escapada de fin de semana a Ginebra, a en Suiza, cambiando el agua salada por la dulce del lago, las dunas por la montaña y las paellas por la fondue. También pasé unos días de auténticas vacaciones, de esas en las que no haces nada y después lo pasas a limpio, en las que realmente descansé de todo. Pensé, paseé, me bañé, dormí siestas, comí, abracé, me dejé abrazar y repetí. Tengo muchas ganas de contároslo todo.

Ahora toca la vuelta, las agendas nuevas, las noches de brisita soportable y los días de sol agradable del que ya no calienta. La luz más bonita del año. Los nuevos propósitos. Las ganas. La ilusión de todo lo nuevo que está por acontecer. La pena del verano que dejamos atrás con sus aventuras y sus caras morenas y sonrientes. Me preguntaba hoy por qué nos gusta tanto el verano, por qué se trata de una estación tan catártica, tan gratificante. ¿Qué droga lleva el verano que nos genera tanto mono el resto del año?

Supongo que se trata, como tantas otras veces, de una cuestión de tiempo; porque durante el verano volvemos a pasar al aire libre días más largos, reducimos nuestra lista de responsabilidades y disfrutamos el momento. Y al final todo, se reduce a eso último, a estar presentes, conectados con lo que sentimos: los chapuzones fríos, el olor a crema solar, las distintas arenas bajo los pies descalzos, el gradual cambio de color de nuestra piel desnuda, las noches frías. Dudo que en ninguna época del año nos toquemos tanto y seamos tan conscientes del cuerpo que nos contiene y de cómo este se relaciona con el medio. Amaneceres, atardeceres, frío, calor, espacio para pensar, bailes, días largos, noches largas, permiso para viajar, para trasnochar. Permiso para recordar los veranos que pasabas de niño en familia, con amigos, con amores… Permiso para volver a serlo, aunque sólo sea unos días, en verano.

Espero que hayáis disfrutado muchísimo. 🙂

7 comentarios

Escribe un comentario
  • Antonia

    Qué bien escribes!

  • Marta

    Hola Marina!!

    Yo he estado por Asturias de road trip y ahora vuelta a Barcelona, donde ya cumplo un año viviendo 🙂

    Como de todos los viajes, he vuelto con ideas para desmontar el salón, cocinar mejor -con tiempo, vino en mano y delantal-, de comprar velas nuevas y de ponerme retos. Me encantaría que nos contaras cuáles son esas inquietudes que te has traído de tu verano!

    un beso enorme y por septiembre!

    Marta

  • Fátima

    Qué bonito escribes Marina!!
    Y que bien recoges lo que supone el verano.
    Para mi después de 2 meses de vacaciones se me hace realmente duro volver a la rutina.
    No se si es porque los días empiezan a ser más cortos, y hay que despedirse del mar y las zambullidas…
    Qué haceis para que sea más llevadero el resto?
    Un beso grande!

  • Ánimo con la vuelta! Si siempre viviésemos en verano, no sería así de especial. Besos!!

  • Sara

    Me encantan todos tus posts. Me transmiten una energía instantánea al leerlos.
    Por cierto, voy a ir la semana que viene a Setubal, y me encantaría saber tus recomendaciones, no sé si harás un post, sino te agradecería enormemente que me dijeses tus sitios favoritos de Portugal.
    Muchas gracias. Un beso enorme.

  • Soledad Camps

    Buenos días, Marina!
    Nosotros tuvimos las vacaciones a finales de junio, principios de julio y ya casi ni las recuerdo.
    😉
    Este año no hemos hecho nada especial.
    Nos fuimos a Valencia a casa de mis padres y estuvimos descansando, paseando, probando restaurantes nuevos…también hicimos desde allí, una escapada de tres días a Madrid para ver la Expo del Bosco.

    A mí lo que me gusta del verano son sus días largos, las muchas horas de luz…ahora, a pesar del calor sofocante que sigue haciendo, ya me entra la melancolía pre-otoñal al ver que acortan los días.

    Resumiendo…encantada de volver a leerte. Siempre es un placer.

    Un beso enorme.

  • ¡Bieeeen! ¡June ha vuelto!

    He estado por el sur de Grecia unos días, Lisboa, y Londres. El resto en Madrid, mi primer verano tanto tiempo aquí y la verdad es que está curioso verlo tan vacío.

    ¡Ya me contarás cómo sobreviviste sin gluten a Portugal porque a mi me fue difícil!

    Un beso,
    Sofía