x

Un finde en Oporto

Esta Semana Santa estuve tres días en Oporto. Me encantó pasear por sus calles y descubrir un montón de tiendas de otro siglo incrustadas en edificios de mil colores envueltos en azulejos. Durante tres días bebimos vino de oporto en la orilla del río, comimos en sitios con unas vistas increíbles e hicimos excursiones cercanas a la ciudad a conocer pequeñas localidades cercanas con mucho encanto. He vuelto enamorada de la ciudad y después de seguir muchas de las recomendaciones (mil gracias!) encontré algunos lugares especiales, como el mejor postre que he tomado en mi vida, las vistas más bonitas de Oporto en una mansión digna del Gran Gatsby o las piscinas más bonitas que he visto nunca…

oportoj3

Para comer: O Paparico, el mejor restaurante calidad-precio en el que he estado en mi vida! El lugar está un poco alejado del centro de la ciudad. Se trata de un restaurante con comida típica portuguesa con un toque especial. Llegué sin mucha esperanza y me llevé una increíble sorpresa! Cada plato era una reinterpretación de un plato típico portugués rozando el detalle y el mimo de los restaurantes de Estrella Michelin y lo mejor todavía fue que además de una comida deliciosa, el jefe de sala atendía cada una de las mesas y fue increíblemente amable. Comentamos durante la cena como a día de hoy se da tanta importancia a los chefs en los restaurantes y cómo la figura del imprescindible jefe de sala ha sido relegada a un segundo plano… Incluso casi extinta; cuando se trata del personaje más importante de un restaurante y el eje principal que hace comer en un restaurante sea una experiencia en la que se escucha a cada cliente. La mayor sorpresa fue desde luego el huevo de postre metido en una gallina de cristal de Vista Alegre. Se trataba de tres o cuatro formas de utilizar el huevo para hacer postres de diferentes texturas. ES-PEC-TA-CU-LAR. Tienes que darte el homenaje e ir! Hay que reservar con tiempo porque se llena enseguida pero para mi gusto merece muchísimo la pena. En pleno centro de Oporto estuve en Cantinho do Avilez que está genial para cenar después de un día de turismo por el centro de la ciudad.

Foto de Cecilia Velcro vía Jot Down

Foto de Cecilia Velcro vía Jot Down

Para visitar: más allá de todo lo turístico, como la librería de Lello e Irmao, la Torre dos Clérigos y la estación de Sao Bento por mencionar algunos, es precioso alejarse un poco del centro de la ciudad para llegar a Matosinhos para ver las piscinas naturales de Álvaro Siza que hacen que el lugar sea mágico. Se trata de unas piscinas construidas en 1961 que se caracterizan por estar integradas en la playa de tal forma que parecen una extensión más del agua que se ha acumulado de forma caprichosa en esos huecos, formando piscinas artificiales que al ojo humano, resultan naturales. Si vienes a Oporto y sólo puedes ver una cosa, tienes que venir a visitar este lugar místico que no tiene más que estas piscinas, pero que bien merece el viaje.

Además te recomiendo darte el capricho y acercarte a comer a Casa de Chá Boa Nova; un salón de té diseñado también por Álvaro Siza que fue reconstruido por un colectivo de arquitectos de Oporto cuando se encontraba en ruinas para crear un restaurante de alta cocina regentado por el chef portugués Rui Paula. Además de la comida, que es increíble, merece profundamente la pena por comer en ese comedor de apenas diez mesas mirando al mar embravecido a través de un ventanal totalmente revolucionario para la época en la que fue creado en 1963 y que hace que no sepas si estás comiendo fuera o dentro. Absolutamente increíble y si te gusta la arquitectura, no te lo puedes perder, aunque sólo lo curiosees por fuera.

oporto6

Para pasear: la calle más bonita de Oporto para mí es la Rua das Flores, que recorrí como cuatro veces por lo menos! Está en pleno centro y cada esquina cuenta una historia. Es una calle pintoresca y de cuento con pequeñas tiendas, vinerías, salones de té y restaurantes. Después de un día de turisteo intensivo, la Mercería das Flores es el lugar perfecto para hacer un patrón y relajarse tomándose un vinito de Oporto o un tinto con una tabla de quesos. Es un colmado muy pequeño en la Rua das Flores con muchísimo encanto.

oportoj1

Para tener las mejores vistas: cruza a la otra orilla del Duero para subir hasta el Hotel Yeatman y tomarte una copa de vino en su increíble terraza mirando al río y a toda la ciudad de Oporto. El Yeatman es un hotel cinco estrellas construido en un antiguo palacete con una terraza que parece una escena del Gran Gatsy. Por la noche es precioso para una copa romántica pero por el día es aún mejor todavía.

oportoj4

Para disfrutar: me encantó atravesar el puente de para llegar a las vinerías de vino de oporto de la otra orilla y brindar al sol con mis acompañantes mirando las casitas de colores y los veleros que se balancean en las aguas del Duero. También se pueden hacer excursiones cerca de Oporto como Braga o Guimaraes, que son pequeñas ciudades con encanto que sin tener nada que ver arquitectónicamente hablando, me recordaban Brujas y Gante por tener algo especial que las hace muy agradables de pasear y visitar.

Para comprar: además de los miles de azulejos, gallitos y vinos de Oporto que puedes llevar a casa, en la Rua das Flores hay una chocolatería muy especial llamada Equador, donde todos los chocolates están envueltos en papeles tan bonitos que parecen regalos, están hechos 100% en Portugal y combinan sabores increíbles. Yo compré el de chocolate negro y maracuyá y me tomo una onza cada noche como si fuera un premio. Un regalo estupendo porque produce alegría, es precioso y pasado un tiempo, no ocupa espacio!

Muchas gracias por todas las recomendaciones que recibí! Espero que mi particular guía de descubrimientos que se complementa con todo el turismo clásico y los lugares bonitos que se pueden visitar. Oporto es un viaje genial para hacer una escapada de fin de semana o de puente y desconectar de todo pero lo mejor ha sido sin duda pasar un tiempo con mi familia. Me ha encantado pasar unos días fuera para inspirarme, recolectar y volver con fuerzas para empezar con muchas ganas todo lo bueno que trae la primavera!.

¿Qué habéis hecho vosotros esta Semana Santa? ¿Habéis estado en Oporto?

Todas las fotos son mías tomadas con mi móvil.

p.d: otros viajes cortos de fin de semana a Jávea , Asturias, París, Mallorca, y a Córdoba.

14 comentarios

Escribe un comentario
  • Genial ! gracias por las recomendaciones !

    • June Lemon

      Gracias, Lisa!

  • Oporto es una ciudad increíble! Tu articulo me trajo muchos recuerdos y despertó las ganas de volver muy pronto…

  • Laura

    Me han entrado unas ganas de volver este verano a esta maravilla de ciudad!! Ya me veo en las piscinas…

    Enhorabuena por todos tus post!!

    • June Lemon

      Muchas gracias, Laura!

  • Elena

    Hay June !!! que yo tuve que suspender mi viaje a … Oporto, era la semana de después de Semana Santa ( seguía convaleciente) , pero bueno voy a pensar que no hay mal que por bien no venga, algunos de los sitios que tu recomiendas yo no los había oído, así que tomo nota de todos… por que yo a Oporto voy si o si, no se cuando pero voy, besos y me alegro que te gustase y disfrutases. !!!!!! Me encantan las fotos!!!!!

    • June Lemon

      Qué pena, Elena. Espero que puedas visitarlo pronto. 🙂

      Un saludo!

  • Muy bonitas las fotografías. Hace años que estuve con mis padres y me ha entrado el gusanillo por volver.

    Gracias por compartir!!

  • Yo no he estado pero muero de ganas… Todos los que vais habláis tan bien que me apetece muchísimo viajar allí 🙂
    ¡Besotes!

  • Totalmente de acuerdo con lo de la Rua das Flores 😉

    • June Lemon

      Es preciosa! 🙂

      Un abrazo Marta!

  • Cristina

    Me ha encantado el post!
    Estoy pensando en hacer una escapada allí en verano, ¿alguna recomendación de alojamiento?

    mil gracias!

  • Hola, Oporto es una de mis ciudades preferidas, gracias por el post, soy muy fan de tu web, un abrazo.

  • Pingback: 2016 | June Lemon Jukebox