x

Sobre la gente

La gente, ese colectivo de raza moral inferior a la nuestra. Gente es el nombre con el que denominamos, a menudo con desprecio, a todos aquellos maleducados, inoportunos y ridículos seres de apariencia similar a la nuestra que se dejan en evidencia ante nuestros ojos. La gente, esa casta mezquina y estúpida que nos hace preguntas indiscretas, saca conclusiones precipitadas sobre nuestra vida, comparte comentarios terriblemente gratuitos e hirientes o nos deleitan con apreciaciones sorprendentemente mongólicas que ponen de manifiesto los prejuicios que han barruntado sobre nuestra existencia en cualquier triste trayecto de metro. Estas miradas vacías las de la gente… Esos valientes idiotas. Esa masa de personas bobas que nos da donde más nos duele, que no tiene empatía, que no se hace cargo de nuestra situación, esa gente. Esos que se quejan por todo, te insultan veladamente o te llaman tonto a la cara, esos que prodigan alegremente opiniones nunca solicitadas. Esos zafios que se cuelan, arramplan con lo gratis, mienten o incluso roban con tal de ahorrarse unas perras que malgastarán en cualquier otro vicio. Esa gente tan desconsiderada, tan ponzoñosa, tan egoísta, tan cargada de razón, tan ciega, tan vacía, tan torpe y tan tonta, tan charlatana es la gente.

Me pregunto a menudo cuándo todos y cada uno de nosotros hemos sido denominados “gente” por otras personas que conocemos, a las que queremos incluso. Cuántas veces habremos formado parte de esa masa uniforme de desgraciados y gilipollas sin formas…

Cuanto más lo pienso, más callo y más considerada me vuelvo con los sentimientos ajenos.

Muchas veces la mejor empatía es el silencio.

16 comentarios

Escribe un comentario
  • Practicar el silencio es una de mis nuevas pautas favoritas, la más inteligente desde mi punto de vista. Algunos piensan que es cobardía, pero como tu bien dices hay gente que no merece que pelees las batallas que ellos mismos comienzan por mera ignorancia o prepotencia. Mejor para y escuchar.
    Otro post de 10…no de 12. gracias!
    Mary

  • ana ryder

    Me dejas sin palabras. Bravo.

  • nea

    Maravilloso. La manera en que transmites es, muy especial….imagino que así debes de ser tu, especial.
    Gracias.

  • Carlota

    Sí, estamos creciendo… Serás mucho más feliz, ya lo verás!!

  • Elena

    Genial, se puede decir mas alto, pero nunca mas claro y aún así me hace pensar. Magnifico post me uno de 12!!!

  • Un post genial. Yo también practico el silencio porque a veces no merece la pena malgastar más palabras que sabes que caerán en saco roto. Aunque a veces incumplo en vano ese silencio, pero cada vez menos.

  • Soledad Camps

    Cuánta razón, Marina, cuánta razón…

    El hombre sabio, incluso cuando calla, dice más que el necio cuando habla.
    Thomas Fuller.

  • Maitechu Mía

    “Nunca discutas con un necio, puede que el resto no note la diferencia”, leí una vez.
    Al leerte he recordado esta cita, cuánta paz da el silencio cuando uno descubre que atacar con palabras de destrucción masiva nos lleva por senderos retorcidos y agotadores. Un texto brillante. Cuanta gente envidiosa y tan hastiada de su propia vida que practica el insano deporte de meter su nariz y su juicio en vidas ajenas. ¿En este país seremos siempre de ese tipo de gente? Me gusta pensar que no.

  • Esa gente de la que hablamos como con distancia, como si estuvieran lejos de los que nunca uno mismo podrá ser nunca. La gente que seguro para algunos serán personas, incluso tendrán nombre. Esa gente anónima que actúa como si fueran a serlo siempre.

    Me ha parecido fascinante tu reflexión y conecto tanto con eso (y con tu estilo de escritura visceral) que me he dado la licencia de seguir tu relato con algunas líneas más. Perdóname 🙂

    Mil besos, persona bonita.

  • soc

    June, maravillosa persona humana. June, eres como una perla entre piedras. Te sigo desde hace tiempo porque no sólo abordas temas interesantes, sino porque también sabes comunicar.
    tienes un maravilloso don para expresarte y para conectar con el mundo. Y este post me ha llegado en el momento más oportuno. June, has descrito lo que hubiera dicho yo, pero mil veces mejor, porque aunque compartimos sentimientos no compartimos esa capacidad de descripción tan sencilla y a la vez tan honda. Tan joven y tan lúcida eres que tienes que cuidarte. Esta sensibilidad ante lo humano, esa capacidad para ver las miserias que arrastramos los que reinamos sobre la tierra es peligrosa también. June, cuídate. Sigue siendo como eres, maravillosa, pero ponte de vez en cuando las gafas de sol: el astro es maravilloso pero a veces la intensidad su intensidad duele. La vida es igual. Un abrazo sincero.I.

  • Había pensado comentar este post cuando lo publicaste pero lo fui dejando y… hasta hoy. Preciosa reflexión, sencilla y tan verdadera. Tan honda como todo lo que escribes. Pero lo que más más me ha gustado es ese giro final inesperado ese “yo soy tú, tú soy yo”, tan sorprendente y genial. Besazos.

  • Pingback: Sobre la capacidad de emocionar | June Lemon Jukebox | June Lemon Jukebox | Life, Style, Love & Travel

  • Pingback: El día en que te convertiste en una línea | June Lemon Jukebox | June Lemon Jukebox | Viajes, cultura y reflexiones

  • Pingback: 2016 | June Lemon Jukebox