x

Feel Good

No sé si es evolución o involución. Es lo que tienen las nuevas etapas, que descubres facetas de tu personalidad que no sabías ni que existían. Mi amiga Lucía dice que tenemos El Síndrome del Auditor. Empiezo todas las semanas jurándome que del próximo domingo no pasa: que voy a salir menos, a descansar más, a decir más que no, a dedicarme a mi casa, a mis cosas, a comer sano y gastar menos. Pero es que es llegar el viernes después de una de esas semanas que parecen un año y lo único que quiero escuchar son las hipnóticas campanitas de Kygo. Me bajo del bus con esa sonrisa que sólo dan las libertades de 48 horas y empieza a hervir WhatsApp.

Hoy cenamos en Monster Sushi y de ahí a tomar algo. Nos ponemos al día. O nos confesamos más bien, porque es como si al compartirlo con amigas que tan lejos de casa son familia quedaras absuelta de todos tus problemas. Como si el cerebro borrara lo del lunes para dejar espacio a los recuerdos de la noche. Bajan las luces y sube la música. Brindis por Pati que está a punto de que le hagan fija. Suena Easy Love y sus coros hacen prometedora la noche. A partir de aquí ya el cuerpo gana autonomía y nos sacudimos literalmente todo el estrés de la semana, a modo de catarsis. Nos lo bailamos todo. O debería decir, siendo justa que básicamente me lo bailo todo. Yo, que lo de salir siempre me ha gustado en pequeñas (y espaciadas) dosis. Quién me ha visto y quién me ve. Que he salido más en dos meses que en mis últimos tres años de vida. Que lo que antes me agobiaba ahora me da paz. Me sorprendo al describir una sensación que yo no había sentido hasta ahora. Esa necesidad de relajar. Esa sensación de necesitar romper con la rutina, de ver a TU gente, de sentirte paradójicamente, un poco más en casa. Esas ganas de bailar. De sentirte más presente, con la cabeza ahí, con tus amigas, en la música; recordándonos que nada de lo que pasó es afortunadamente tan grave y que gracias a Dios muchos problemas aún se curan con un baile. A veces todo es mucho más simple de lo que nos creemos pero en algunas ocasiones, uno sólo se da cuenta bailando.

Supongo que esta época como todas, también pasará y que volveré a ser la seta de siempre. La que disfruta de su casa, la que escucha los primeros discos de Shakira. Siempre hubo tiempo para todo.

p.d: mis amigas y Sobre Jack, porque quién no se ha sentido como Angelica Huston alguna vez.

13 comentarios

Escribe un comentario
  • Primero que todo, me encanta el lavado de cara de June Lemon, es precioso!!
    Me siento relacionada con este post, se de que hablas!! Este finde estoy de seta pero… y me encantan esos ratos para mi misma, desde ordenar cajones, el armario (que da miedo) y simplemente leer blogs y cosas que me gustan.
    Un abrazo y buen finde!

    • June Lemon

      Hola Elisenda! A mí también me encantan, de esos findes que son de poner la lista de cosas que hacer en casa a cero. 🙂 Me alegro de que te guste el lavado de cara!

    • June Lemon

      Gracias, Mery! Me alegro mucho de que te guste.

  • Anónimo

    Disfruta de todo lo que nos cuentas y baila como si no hubiese un mañana, esta vida tiene muchos momentos y tendrás muchos modo seta ( que graciosa ) así que…me encanta como escribes, besos

    • June Lemon

      Muchas gracias 🙂

  • Qué bueno leerte de nuevo y en este nuevo blog más. Como ex auditora y después de 4 duros años te digo que estoy totalmente de acuerdo con tu amiga y con su síndrome. Así que disfruta como si fuera el último fin de semana del mundo, baila como si nadie te mirase y sigue así para que podamos disfrutar nosotros con tu blog 🙂

  • Es verdad que a cada etapa corresponden ganas y motivaciones distintas! A medida que van pasando los años nos damos cuenta de lo importante que es disfrutar plenamente de cada instante! 🙂

  • Silvia

    Que el fin del mundo te pille bailando! 🙂

  • Salir con amig@s los fines de semana y desconectar es necesario, creo yo… Hay que despejar la mente de la rutina y los corsés que nos autoimponemos 😉
    ¡Besotes y disfruta!

  • Muy bueno! me ha encantado esta frase “Empiezo todas las semanas jurándome que del próximo domingo no pasa: que voy a salir menos, a descansar más, a decir más que no, a dedicarme a mi casa, a mis cosas, a comer sano y gastar menos” Un saludo!

  • Pingback: Descubriendo Barcelona | June Lemon Jukebox | June Lemon Jukebox | Life, Style, Love & Travel

  • Pingback: 2016 | June Lemon Jukebox