x

Sal en las heridas

Foto de Umajor
Se habla de que las heridas cicatrizan, estableciéndose un paralelismo impreciso con la patología de la piel, pero no ocurre tal cosa en la vida de un ser humano. Lo que hay son heridas abiertas; a veces se encogen hasta no parecer más grandes que un pinchazo causado por un alfiler, pero siguen siendo heridas. Las marcas que deja el sufrimiento se deben comparar más bien a la pérdida de un dedo o a la pérdida de visión en un ojo. Puede que en algún momento no notemos que nos faltan, pero el resto del tiempo, aunque los echemos de menos, nada podemos hacer“.
Francis Scott Fitzgerald – Suave es la noche

Anoche, a través de este texto, pensaba en que somos lo que somos por lo que hemos vivido y las circunstancias en las que nos encontramos. Igual que creo firmemente en que nos enamoramos de nuestra circunstancia, llegando a la persona que por momento vital y por vivencias pasadas nos atrae (y trae) el cosmos. Como creo también que no somos uno para el otro, sino uno para cada momento indefinido de nuestra existencia. Me pregunto si al perder la memoria y resetear, seguiríamos siendo quienes fuimos, queriendo a quienes quisimos o si simplemente todos empezamos siendo un liso lienzo para acabar arrugados por cicatrices imperceptibles que nos acompañan a donde vamos y nos hacen quienes somos y quienes aprendimos a ser.
A veces, cuando duele, volvemos a los cauces de determinados ríos.

7 comentarios

Escribe un comentario
  • A veces me he arrepentido de algo que he hecho o dicho en ese mismo momento. Sin embargo, con el pasar de los año y al echar la vista atrás, es gracias a esas "locuras" o a base de haber metido la pata que ahora soy como soy. Y oye, me alegro de ello. Además, las cicatrices son un método muy efectivo, no sólo para no volver a cometer el mismo error, sino para entrar en conflicto con nosotros mismo y madurar ¿no crees?
    Me gusta mucho lo que planteas sobre cómo seríamos si nos "reseteasen".
    Muy buen post. ¡Un beso!

  • Me has recordado a un fragmento de "Beatriz y los cuerpos celestes" (o cuando todavía me gustaba Lucía Extebarría):

    "No intentes enterrar el dolor: se extenderá a través de la tierra, bajo tus pies; se filtrará en el agua que hayas de beber y te envenenará la sangre. Las heridas se cierran, pero siempre quedan cicatrices más o menos visibles que volverán a molestar cuando cambie el tiempo, recordándote en la piel su existencia, y con ella el golpe que las originó. Y el recuerdo del golpe afectará a decisiones futuras, creará miedos inútiles y tristezas arrastradas, y tú crecerás como una criatura apagada y cobarde. ¿Para qué intentar huir y dejar atrás la ciudad donde caíste? ¿Por la vana esperanza de que en otro lugar, en un clima más benigno, ya no te dolerán las cicatrices y beberás un agua más limpia? A tu alrededor se alzarán las mismas ruinas de tu vida, porque allá donde vayas llevarás a la ciudad contigo. No hay tierra nueva, ni mar nuevo, la vida que has malogrado malograda queda en cualquier parte del mundo (…).

    Ahora comprendo que la ciudad me sigue, que camino siempre por las mismas calles y que hace falta desenterrar la angustia para que no se pudra bajo mis pies."

    Me encantaría comprobar qué ocurriría en el hipotético caso de que nos reseteen, mmmmm….

  • Totalmente de acuerdo. A medida que pasan los años, lo que vivimos y nuestra forma de verlo y afrontarlo va conformando quienes somos y al mismo tiempo acercándonos y alejándonos de la gente. Si nos reseteasen y volviésemos a empezar y viviésemos otras cosas probablemente seríamos distintos a lo que somos ahora. ¡Qué buenas reflexiones Marina!

  • Hoy me viene el post… Si hoy me ofrecen un reset lo acepto. Yo pienso q si estaría bien poder hacer un reset selectivo. La experiencia me la quedo, pero hay ciertas desilusiones q solo sirven de lastre. Gracias x escribir June!

  • Anónimo

    Precioso

  • Sara Marina

    Hoy te has superado…y me gusta leer en letras ajenas teorías que hace años me acompañan. Teorías que mi experiencia personal han reforzado, y sí, nuestras vivencias nos marcan y cada persona que aparece en nuestras vidas, adquiere el grado de importancia en función del momento vital y personal en el que nos encontremos. Gracias por compartir tus pensamientos (no me canso de dártelas 😉 )

  • Pingback: 2016 | June Lemon Jukebox