x

Travel week: un año sabático en familia

New in the jukebox

Foto de Courtney y su familia por Andrew Crowley para The Telegraph
La semana pasada, Courtney lanzó un notición: se va a tomar junto a su marido y sus cuatro hijos, un año sabático viajando por el mundo. Sacará a sus hijos del colegio y empezarán a viajar desde el Reino Unido a Norte América, después Sudamérica, Australia, Nueva Zelanda y el Sudeste Asiático para finalmente acabar por Europa y volver a Londres el verano que viene. ¿Qué os parece? Dice que es algo que siempre ha querido hacer y que cree que es el mejor momento porque los niños crecen muy rápido y pronto dejarán de hacer viajes juntos o será más difícil.
He de decir que su plan me encanta pero ha dejado sorprendida y pensando. Por un lado, me parece la bomba que se haya atrevido a romper con su rutina y lanzarse a una aventura así convenciendo a su marido, especialmente porque creo que siendo madre de cuatro hijos, tomar una decisión de estas locas teniendo a tanta gente dependiendo de ti no ha debido ser fácil. Por otro lado, me parece una decisión tan de “blogger” que me asusta. Cuatro niños, la humedad de Tailandia, los mosquitos, el mal de altura en Cuzco, el cansancio, los cambios de horario, lo pequeños que son, la convivencia 24/7 con ellos y con tu marido… Me parece una experiencia brutal pero de un esfuerzo titánico para todos aunque desde luego enriquecedora, porque lo que no nos mata nos hace, sin duda, más fuertes. Sea como sea, el hecho de haber tomado la decisión ya me parece un recuerdo de familia épico.
Toda la suerte y el mejor de los viajes para la valiente familia Adamo, muchas gracias por compartir algo tan especial con nosotros. 🙂
¿Vosotros lo haríais? ¿Habéis pasado un año sabático solos o en familia viajando por el mundo? A mí me encantaría. ¿Os daría miedo dejarlo todo?
p.d: si tenéis más curiosidad por su aventura, Courtney lo explica todo en esta entrevista.
p.d 2: la idílica vida de campo de Amanda Brooks.

9 comentarios

Escribe un comentario
  • A mí me encantaría hacerlo, no te imaginas cuanto. Claro, que yo no tengo cuatro hijos ni un marido. Si los tuviera, ya me lo pensaría.

    Pero ¿Un año recorriendo el mundo? Creo que es algo que todos deberíamos hacer al menos una vez en la vida 🙂

    Natalia U.

  • conozco a una chica que hizo lo mismo hace un par de años. Ella, su marido y sus dos hijos pequeños dando la vuelta al mundo y dice que fue una de las mejores experiencias de su vida y sobre todo para sus hijos, ver otras culturas, otras formas de vivir. Como me dijo ella, en ese año aprendieron mucho más que un año en el colegio 🙂

    A mi me encantaría!!

  • ¡A todxs nos gustaría! Pero claro, dejándolo todo muy bien atado para no tener problemas a la vuelta (trabajo, hipoteca…).

    Conozco a una familia que lo hizo, pero por otros motivos: al padre le diagnosticaron una enfermedad degenerativa, así que vendieron todo lo que tenían y se fueron con su bebé a recorrer el mundo. ¿Sabes lo mejor? Que unos cuantos años después, él se encuentra fenomenal (afortunadamente).

    • Me ha emocionado lo que has contado. Que bonito. Gracias

  • Anónimo

    Yo lo haría sin duda, también me asusta los inconvenientes que puedan sufrir los niños, pero también creo que serán ellos los que mejor se adapten a todos los cambios.
    Canela y Naranja; que bonito lo que has contado…..
    nea

  • Por feo que suene decirlo, me da envidia. Tener la capacidad de romper con todo, hacer lo que de verdad te gusta y encima poder regalárselo a la gente que quieres es algo que no está al alcance de todos. Más allá del factor "capacidad económica" creo que hay que ser muy valiente para tomar una decisión así y más cuando tienes 4 niños (ya sólo eso me parece de muy valiente).
    A día de hoy no podría hacerlo pero creo que si pudiese igual yo también me lanzaría a la piscina (lo digo tan alegremente porque no tengo hijos). Como dice Natalia en el primer comentario, ese año de descubrimientos, es algo que deberíamos hacer al menos una vez en la vida!
    Un beso y feliz finde!!

  • Yo soy un aguafiestas, qué se le va a hacer. En mi caso lo haría, pero ahora que soy joven y no tengo responsabilidades. Con una familia y sobre todo con niños pequeños, no lo creo. Para chicos tan peques un año es muchísimo tiempo. Muchísimo tiempo fuera de casa, sin amigos, sin rutina, sin ir al cole… A medida que crecemos creo que la rutina nos va cansando, pero yo recuerdo que cuando era pequeño el verano me gustaba dos meses, al llegar finales de agosto y septiembre cada vez que salía el anuncio de El Corte Inglés de "volver a empezar" se me caía alguna lagrimilla porque tenía ganas de ver a mis amigos y volver a tener una rutina diaria. Y mira que eran sólo dos meses…

    Además no creo que niños tan pequeños puedan apreciar lo que es el viaje en sí, o al menos yo era muy básico. Cuando iba de viaje quería ver el zoo, el acuario y el parque de atracciones del sitio al que iba, lo de probar la comida y conocer la cultura me vino ya más mayorcete.