x

Ponte buena pronto

New in the jukebox

Hace unos años, mi amiga Lucía pasó por un momento familiar complicado y cuando todo comenzó y me lo contó, yo no sabía qué decirle. Su dolor y lo que le había sucedido era tan grande y tan difícil de imaginar que no sabía cómo reconfortarla. Sólo quería abrazarla, decirle que estaba ahí y asegurarme de que estuviera bien y de que supiera que me tenía allí siempre que quisiera hablar u olvidarse de todo. Quería expresarle cuantísimo sentía lo que le estaba pasando y cuanto, cuanto, cuanto la quería. Pero no sabía bien cómo, no sabía si callar, si preguntar… No sabía cómo estar a la altura de las circunstancias con unas palabras que realmente fueran de aliento.
Por eso me han encantado estas tarjetas hechas por la ilustradora Emily McDowel, que ha pasado recientemente por un cáncer. Después de meses enfrentándose a palabras de consuelo de todo tipo y ahora que se encuentra muchísimo mejor ( 🙂 ),  ha decidido escribir aquellas que a ella misma le hubiera gustado escuchar para que otras personas puedan afrontar con empatía, delicadeza y humor situaciones parecidas.

 

Además de que las tarjetas están muy bien para regalar (aunque en España no es una costumbre común), lo que realmente me parece interesante son los textos; porque son una buena referencia para saber qué decir cuando alguien a quien queremos está pasando por un mal momento.

 

 

Incluso, tiene una tarjeta cuando ya realmente no hay nada que pueda aliviar alguna situación. 🙂

p.d: la escuela de la vida.

 

4 comentarios

Escribe un comentario
  • Lo de "ponte buena pronto" siempre me recuerda a Tienes un email, cuando Tom Hanks va a ver a Meg Ryan cuando está enferma: "ponte buena pronto, no querrás perderte NY en otoño" 🙂

    ¡Me encanta tu blog!

  • Estupendo post, y como dice mi hermana con notas de humor " ya, ya , ya paso " y es verdad todo pasa…. pero lo nuestro es pasar.

  • Es como decir que "el tiempo todo lo cura", cuando hay momentos en los que simplemente el tiempo no corre. Que bueno y que necesario es que, de vez en cuando, nos digan cómo se sienten y qué necesitan. Y que nos recuerden qué gran papel jugamos con los de nuestro alrededor, estén o no estén mal.

    Gracias Marina!