x

Sobre mejorar

New in the jukebox

 

Muchas veces cuento por aquí los retos con los que me encuentro y los que me propongo mejorar pero pocas veces después comparto si lo he conseguido; si empecé realmente a hacer deporte o si aprendí a organizar mejor mi tiempo…


Pues bien, hoy es el día! Porque lo cierto es que he mejorado en muchas cosas y aunque aún estoy aprendiendo, como siempre, es hora de reconocerme algunos tantos y de compartir algunos trucos que quizá puedan ser útiles para ti también.

Aprendí a decir que no mucho más y mejor. Me he pasado media vida rellenando mi agenda hasta el extremo por no ser capaz de decir que no. Solapaba quedadas, estaba permanentemente agotada y harta de ir corriendo de un sitio para otro.
En eso he mejorado mucho. Lo mejor que he aprendido es a dedicar espacios diarios para las cosas que uno cree que no los necesitan y conseguir que estos se conviertan en rutina. A esto, el máster que estoy haciendo y que me lleva la vida, me ha ayudado muchísimo. Como no tengo tiempo, me organizo infinitamente mejor: varias mañanas a la semana dedico 15 minutos a contestar los mails del blog y hacer tareas pendientes, por las noches, antes de acostarme, contesto los WhastApps de mis amigas que no he podido casi ver durante el día y así no me dejo nadie sin contestar y puedo dedicarles a todos el pensamiento que merecen.
Además ahora, como mi tiempo de estudio es sagrado y me he dado cuenta que si me lleno la agenda de cenas o jaleos no rindo, el No me sale con muchísima más facilidad, porque mi razón, el estudio, máxima prioridad ahora mismo. Ceno mucho más en casa, tengo mis rutinas, llevo mis tareas más al día y tengo mi tiempo sagrado para hacer deporte y desestresar (porque sí, ahora hago deporte tres días a la semana, ¡yiba!).

 

Aprendí a hacer limpieza. En eso ya empiezo a tener otro master y me encanta. De verdad que no hay nada como aligerar el peso y no sabéis lo que se nota cuando miras a un espacio que antes estaba abarrotado y ahora no hay nada. Cómo descansa la vista, cómo te quitas estrés y mal rollo. Me estoy leyendo The Life Changing Magic of Tidying Up que va precisamente de cómo deshacerte de todo lo que te sobra sin pestañear. En cuanto me lo acabe os cuento.
Aún así ahora estoy llevando la limpieza al siguiente nivel. Como cuando dejé la niñez y me deshice de todos mis juguetes menos dos o tres que guardaré toda la vida, ahora me ando deshaciendo de toda la morralla de mi adolescencia y primera juventud. No en plan mal; si no de papeles, tickets, cuadernos a medias, trabajos de la universidad, libros que ya no dicen nada… De todo. Con el objetivo de dejar lo que de verdad tiene un valor sentimental para mí o una utilidad (y para que los cajones puedan volver a abrirse).
Aprendí a ser más puntual. Como ya he dicho antes, organizar el tiempo me ha servido para deshacerme de todas esas tareas que me tenían en un sentimiento de culpa constante porque nunca llegaban a estar completadas (los emails o hacer limpieza de libros de verdad  o contestar a la gente que me escribe). Pero es que además me he dado cuenta que ahora el tiempo me cunde mucho más. Cuando te dejas las cosas básicas hechas, pasas más tiempo en casa y te llenas menos la agenda, consigues sacar tiempo también para leer, ordenar todas las fotos de tu último viaje, seguir escribiendo en el blog, hacer deporte, comer más sano, vivir más relajada y disfrutando más las salidas que haces.
He aprendido muchas cosas y he mejorado. Aunque ni de lejos las domino me alegro mucho de haberlas conseguido y poder decir que no todo se queda en promesas. Básicamente todo esto se reduce a ser conscientes de los espacios que necesitamos, en el sentido más trascendental y físico de la palabra espacio y dárnoslos siempre que sea posible, para evitar perder energía en cosas que nos angustian pero a las que parece que nunca ponemos remedio.
¿Qué retos os habéis puesto que habéis cumplido? Me encantaría saber. ¡Vamos a celebrarnos un poco! 🙂

 

 

7 comentarios

Escribe un comentario
  • Hace no mucho tiempo que te descubrí June y me encanta todo lo que nos cuentas, porque me siento muy identificada en muchas ocasiones! Gracias por tus palabras y reflexiones.

    Estoy en esa fase de falta de espacio por culpa del bendito trabajo y aunque soy consciente de todo lo necesario que es ese "tiempo sagrado para hacer deporte y desestresar", todavía no he aprendido a decir que NO.
    Pero tus posts me inspiran y sé que aprenderé a hacerlo y a buscar esos ratos para mi que tanto hecho de menos 🙂

    ¡Enhorabuena por tu blog! 😉

  • Anónimo

    Yo disfruto del presente,es mi logro.
    Antes pensaba me gustaría ser,quiero tener….y no te das cuenta de todo lo bonito que hay a tu alrededor.

    Gracias por hacerme pensar.Sigue asi.

  • Di que sí! Tenemos que celebrarnos! Yo poco a poco voy organizándome también, pero el punto de decir "no" aún me falla un poco. Pero tienes razón en que cuando estudias te organizas mejor, a mí me pasa igual. Esa es la prioridad, y organizas lo demás en función de eso.

    Por cierto, justo acabo de encargar en Amazon ese libro, qué gracia me ha hecho que lo recomiendes. 😉

    Un abrazo!

  • Hola June, yo también he descubierto tu blog hace poco y ya me he leído un montón de entradas, y eso que no ando muy sobrada de tiempo.

    Mi "máster" son dos hijos (también estudié un posgrado estando embarazada del segundo). Antes de tener niños tenía la sensación de no tener tiempo para nada, ojalá me hubiera organizado tan bien como ahora.

    Mucho ánimo con tu máster y enhorabuena por tener un blog tan positivo y bonito.

    Imprevisiones

  • Hola guapa, me ha encantado el post de hoy y me viene genial porque últimamente yo también estoy consiguiendo algunas cosas que quería cambiar en mi día a día. Lo primero de todo organizarme mejor con la limpieza. Trabajo en la casa de 30 a 45 minutos al día y sin duda me encuentro mucho más a gusto en mi hogar. Ya no tengo que pegarme estresantes maratones de limpieza de tres horas que me dejan agotada, y todo esta ordenado y limpio cada día, no solo los dos días después de mi maratón. También estoy consiguiendo comer más sano y reducir el consumo de dulce. Me encantan los zumos naturales, y muchas veces no me los hacía por pura pereza. Ahora es lo primero que hago al levantarme, prepararme un buen zumo de frutas natural y se ha convertido en un hábito que me encanta y me sienta genial. ¡¡En fin!! Creo que yo también debería preparar una entrada de este tipo, jejeje. Pero lo que se me hace muy dificil y no consigo nunca es tirar cosas… así que me encantaría que hablaras de ese libro cuando lo termines!! Ahora intentaba reorganizar un armario y no hay manera! Veo mis diarios de la infancia y la adolescencia…¡¡y se me parte el alma de pensar en tirarlos!! Un besazo

  • Anónimo

    Eres una inspiración aún dentro de tus imperfecciones, muchas gracias por la ventana tan bonita que tienes abierta para todos.
    Miles de besos.
    Lola

  • Hola June,

    Yo estoy en un proceso de cambio y autoconocimiento desde hace como un año, y está siendo el año más feliz de mi vida 🙂
    He conseguido varios retos como ser yo el mayor tiempo posible, correr una carrera de 10km, dejar de mentirme a mí misma sobre lo que quería en la vida o dejar de decir frases hechas y tópicos que odio.
    También estoy haciendo un máster, que es parte de mi gran cambio, pero aunque me hace muy feliz me ha vuelto la vida patas arriba! Los horarios son irregulares y es complicado seguir una rutina, hasta he dejado el deporte un poco de lado, pero en nada lo recupero y me propongo nuevos retos!

    El sábado nos vemos en punto Mom 🙂 ¡emocionadisima estoy de poder verte y escucharte en persona!

    Un besín