x

Aliméntate

New in the jukebox

 

Aliméntate, porque tu cuerpo no es sólo una concha; si no la casa de tu alma. Y eso es sagrado.
Aliméntate de lo bueno que te da la vida. Aliméntate de sabores que despiertan emociones y ponen la piel de gallina. Aliméntate de lugares lejanos y besos cercanos que te dejan con hambre de más.
Aliméntate de manjares exóticos que te descubren culturas, que esos nutrientes anidan en tu memoria y rellenan tus carnes del deseo de viajar, que es la mejor proteína.
No digas que no a los alimentos, no te quedes en la anécdota de la carne en la que vives y que marchita. No te pierdas experiencias por alimentar tu carcasa  ya que hueca vale menos que rellena, te lo digo. No pierdas la curiosidad, déjate sorprender por lo rico de la tierra y el saber hacer de los que la dominan.
Ilustración de Roxanne Danner vía A Cup of Jo.

Aliméntate de lo bueno, de lo que nos da la tierra, de lo sano, de lo que te hace sentir mejor por dentro, de lo que se nota, de lo que no llena de estrés y de ansiedad. Aliméntate de todo lo rico y natural, de todo lo que es tan bueno como tú.

Alimenta tu espíritu de bocanadas de aire profundas y frescas que te recuerden el aquí y el ahora, que hoy es hoy. Que vida solo hay una y esta va de estar a gusto.
Aliméntate de ejercicio, alimenta tu cerebro de espacios vacíos, alimenta tu cuerpo de estiramientos llenos de fuerza y voluntad, recupera el control sobre lo que lleva todos estos años siendo tuyo. Se alegrará de que vuelvas, te alegrarás de que haberle reencontrado. Aliméntate, porque la grasa no se mata de hambre.

 

Aliméntate, porque esto va mucho más allá del ejercicio de masticar y digerir; va de trascender lo físico y propiciar un sedimento que atraviesa tus huesos y anida en lo más profundo de tu ser; porque somos lo que comemos.
Alimentarse de todo, hacerlo todo, vivirlo todo sin miedo.
Aliméntate, aliméntate, aliméntate de todo menos de complejos sociales dictados por rostros sin nombre que sólo viven en ti. Porque esos anónimos no van a vivir por nosotros, ni probar sabores por nosotros. Vive tú y aliméntate de todo lo bueno que tiene la vida. Sin remordimientos y hasta el empacho.

^^^^

A veces se nos olvida todo lo bueno que tenemos al compararnos con otras chicas que ni siquiera conocemos. No perdamos de vista lo verdaderamente importante. Alimentemos lo mejor de nosotras mismas, alimentemos el alma. 🙂

p.d: no todos los que vagamos estamos perdidos.

 

15 comentarios

Escribe un comentario