x

Sobre concentrarse

New in the jukebox

 

He de confesar que yo no soy muy de propósitos de año nuevo y si los tengo, no suelen ser muy concretos. Salvo este año. A finales de 2014 me di cuenta de una cosa: con tanta tecnología, tanta red social y tanto Whatsapp yo ya no me concentro y peor, que no puedo resistir la tentación de no mirarlo.
Si estoy en clase, no puedo evitar distraerme inventándome algo súper urgente que decir a alguien o mirando quién me acaba de escribir o ya el recolmo, para mirar la hora sin llegar nunca a leerla. Para cuando me quiero dar cuenta, ya he perdido el hilo y encima me siento muy culpable de no aprovechar y de no ser capaz de concentrarme!Así que en 2015 lo tenía claro: menos móvil y más concentración y así he empezado a hacerlo. Dejando el móvil en el abrigo y el ordenador cerrado durante varios días sólo comentaré que en un día me he sentido considerablemente mejor conmigo misma, he participado más que en todo lo que llevo de clases y he seguido mucho mejor la lección. También me he sorprendido de las ganas que he tenido de mandar whatsapps o mirar el móvil de forma totalmente innecesaria; pero no he caído en la tentación porque estaba en el abrigo a varios metros de distancia. 🙂 Y lo mejor ha sido que después de tantos días, ya no tenía tantas ganas de utilizarlo. Realmente funciona.

El caso es, que este experimento me ha hecho pensar en la cantidad de tiempo que perdemos en esa pantalla boba e investigando, he encontrado un truco para mejorar la concentración que consiste en buscar algo nuevo cada día en tu rutina diaria.Básicamente se trata de que, en tu trayecto diario al trabajo/uni/gimnasio, ese que podrías hacer hasta dormido, busques algo nuevo cada día durante una semana como ejercicio para mejorar tu concentración. Según cuentan, te sorprenderías de la cantidad de detalles que pasan desapercibidos a tus ojos en los lugares que más conoces y te motivará a seguir concentrándote en las pequeñas cosas, prestar más atención al entorno y en consecuencia, a estar más presente. Que es, para mí, la clave de todo; el verdadero sentido de la frase “vivir el momento”. Carpe diem no significa tirarse en paracaídas o irse de locura a Río de Janeiro; carpe diem es vivir el momento. TODOS los momentos. Estar presente en los buenos y en los malos, en los coñazo y en los que nos hacen sentir vivos. En todos.

¿Lo pondríais en práctica? ¿Vosotros os concentráis? ¿Sois yonkis del móvil como yo? ¿No creéis que nuestra habilidad para estar presente va de mal en peor con tanta tecnología? Me encantaría saber. 🙂

34 comentarios

Escribe un comentario
  • Pues estoy completamente de acuerdo. De hecho, hace 6 años que decidí no volver a encender el móvil y ahí sigue. Y no lo echo para nada de menos.

  • Muy de acuerdo contigo 🙂 Soy de las que mira el móvil continuamente, ahora intento resistir la tentación y apagarlo o silenciarlo para desconectar un poco. Y nada de móvil en la cama!
    Un abrazo!

  • Es increíble la cantidad de horas al día que nos come la hiperconexión! Yo estoy sin internet en casa, por culpa de la última mudanza y de repente el día tiene más horas!

  • Soy incapaz de concentrarme, pero poco tiene que ver la tecnología en eso. Soy muy dispersa y se me va el santo al cielo a la primera de cambio. Cuando me doy cuenta, estoy pensando en cualquier tontería y se me ha pasado el día sin hacer nada provechoso.

  • Yo soy de las que cuando tiene el móvil lo mira constantemente, pero he de reconocer que si no lo tengo no lo hecho de menos… En cuanto a los trayectos en metro hasta el trabajo, soy de las que lee, me encanta!, no miro el móvil hasta que entro al curro, eso si me acuerdo de sacarlo!!

    • Pues eso es genial!! A ver si a mí se me pega un poquito de leerte!

  • No puedo estar MÁS de acuerdo contigo. Yo sólo tengo un propósito para este año y es parecido: vivir con más calma. Bajar el ritmo, vaya! Creo que voy a incluir el tuyo porque muchas veces el estrés me entra por el móvil!

    Lo conseguiremos!!

  • Me pasa como a ti. En mi caso, sin estar súper enganchada al móvil, cada cierto tiempo tengo que mirar la pantalla para ver si tengo novedades de algún tipo. Y esto me cabrea, especialmente por las noches cuando lo único que quiero es relajarme y no hacer nada. Así que este año me he propuesto apagar el móvil una hora antes de irme a dormir y pasar ese rato viviendo la realidad del momento, sin pantallas ni whatsapps ni nada.

    Por cierto, el truco que cuentas yo lo hago desde hace tiempo porque me parece que a menudo andamos sin mirar realmente, y nos perdemos detalles muy bonitos e interesantes!

  • Tienes muchísima razón. Yo he empezado el 2015 eliminando Facebook del móvil. Cuánto tiempo perdido actualizando constantemente, por no hablar del gasto de batería. Para próximas fases: Instagram, Pinterest, Bloglovin, … Tenemos un enganche tan grande como innecesario!

    • jajaja, cuéntame tus avances! Instagram es mi desenganche number one.

  • Clara

    Totalmente de acuerdo contigo!!
    De hecho, yo también me propuse ese reto para este nuevo año, y es real que te sientes mucho mejor contigo misma cuando se cumple!
    Adoro tu blog, es el number one!! 🙂

  • 100% de acuerdo! Uno de los métodos antidistracción que he conseguido incorporar a mi rutina es poner el móvil en modo avión durante la siesta. Cero interrupciones. También lo suelo apagar al acostarme, aunque luego me quede 1 o 2 horas despierta leyendo. Del móvil me quité todas las notificaciones de Fb, Twitter, email… y por supuesto los grupos de Whatsapp silenciados. Así solo lo miro cuando yo quiero, no cada vez que salta el sonidito!! También mientras trabajo en casa me ayuda dejar el móvil en otra habitación. Y esos son mis trucos!! jaja 😉

  • derek harrison

    Mi teléfono es un Nokia de toda la vida. Llego a casa y me espera el iPhone con wifi para echar un vistazo a todas las redes pero por la calle vivo (y muy bien) con un simple Nokia!!

  • Auri

    Me siento muy reflejada en tu post!!! Lo cierto es que el año pasado me di cuenta de la cantidad de tiempo que dedicaba al móvil y el tiempo que perdía. Era tiempo que podía destinar a pensar, organizarme el día, disfrutar de un trayecto en bus e incluso de soñar despierta 🙂 Y decidí como tú, no estar tan pendiente y olvidarme de él en algunos momentos del día. Ahora valoro mucho más los cafés con las amigas y los grupos de wa han pasado a estar en un 2o plano.
    Pd: todo tu blog es demasiado bonito!

  • Charlie y yo cuando estuvimos en Marbella no había wifi en su urbanización y estábamos tan desesperados, con los datos casi medio agotadas a 27 de Diciembre (se renuevan el 18 de Enero) que me llevó a un hotel, cogimos portátil los dos ipads y los móviles y estuvimos 2 horas sin mirarnos conectados a las redes.

    Nos dimos cuenta que eso no podía ser, y que si habíamos ido a Marbella era para desconectar, descansar y disfrutar el uno del otro. Se me ocurrió una idea buenísima, que es, desconectar todas esas aplicaciones a las que estábamos enganchados desde el iphone. Es decir, desactivar los datos de TODO (Facebook, twitter, instagram… hasta el mail!) dejando solo e whatsapp. De esa manera, si queríamos ver algo, el móvil te obliga a conectar los datos, y solo lo puedes ver cuando estes en un sitio con wifi (Es decir, en casa).

    FUNCIONA, y es una gozada… NO al depender del móvil las 24 horas, y eso que en nuestro caso tenemos que vivir muchas veces de estar activos en las redes sociales. Pero hay que disfrutar más de todo, y sobre todo en pareja. Adios al postureo, hola a los abrazos, y al contarte y escuchar, de verdad, lo que te ha pasado en el día.

  • Ahora voy a quedar un poco mal viendo los comentarios anteriores porque lo cierto es que yo soy una yonki del móvil y cualquier aparato con internet y no hago nada por desengancharme! 😁😁 También he de decir que forma parte de uno de mis trabajos, difícilmente siendo responsable de social media puedes alejarte de las redes sociales… Pero es un peligro, porque a la que te das cuenta te has perdido navegando y hasta me he llegado a pasar de parada del bus de lo "out" que voy… Por no contarte cuando me robaron el iphone en plena calle mientras escribía un tuit 😅 Pero lo peor de todo es cuando has quedado con alguien y mientras le estás hablando no para de mirar el móvil, y que ya hasta lo tomemos con normalidad… "Hola???" No, no me mola nada eso 😩😩 Tú lo has dicho, hace falta estar más presente.
    Un beso!

  • ¡Que razón tienes! Yo llevo unos días casi sin tocar el móvil ni las redes (digo casi por que también soy otra yonki) y me he dado cuenta la cantidad de cosas que he hecho, como me ha rendido de bien el tiempo y he reconocido que he perdido demasiado tiempo solo dando a me gustas, etc.
    Mi propósito es reservar un tiempo limitado a redesy al móvil, sinceramente no me voy a desenganchar totalmente :-), pero voy a ser yo quién las controle y ¡no ellas a mi!
    Como siempre me ha encantado tu post, Marina.

    bsos

  • La verdad es que yo también suelo experimentar esa sensación de culpabilidad por esa adicción. A veces miro el movil cada dos minutos y no tengo NADA pero vuelvo a mirarlo al de dos minutos. Ahí ya suelo ver que es como una enfermedad así que me obligo a apartarlo por un rato. Pero es verdad que por ejemplo cuando cojo el autobús me he acostumbrado a guardarlo en la chaqueta e ir mirando por la ventana. Y ya me sale automático. Es cambiar las costumbres y como dices tú, enseguida te das cuenta de qué agradables son esos pequeños momentos 🙂

  • Esta precisamente es una de mis conquistas para 2015, que tampoco soy de muchas, pero este año me he liado la manta a la cabeza. Yo lo definía como 'mi marcapasos particular'… No sé si es una virtud o un defecto, pero si alguien me envía un mensaje, por ejemplo, dejo lo que esté haciendo en ese momento y le respondo inmediatamente. Así que imagínate, si me lo llevo a todos los sitios que hasta cocinando… jajajaja.

    Menos móvil y más momentos! Voto por eso!

    Besazos

  • Hola me llamo Cristina y…soy adicta al movil, jajajaja.
    Me uno a tu ejercicio de vivir el momento en la vida real y no virtual. Más "ring, ring", "hola, qué tal estás?" pero de viva voz, por favor, jajaja.

    Carpe Diem…siempre

  • Inserta emoticono de esos con carita de pánico y ojos muy abiertos por favor!

    SOY ADICTA!

    P.D. gracias a ti conocí a Álvaro Sanz, este finde he estado en uno de sus talleres… qué maravilla! gracias por el regalazo Marina!

  • Yo también me descubro muchas veces al día mirando el móvil cuando no hace más de 5min que lo he mirado. De hecho, esto empezó a preocuparme y decidí hacer un verdadero parón durante las Navidades porque quería disfrutar de ellas y de la gente que me rodeaba y no estar tan pendiente de whatsapps, fotos en instagram y tonterías mil. Me ha funcionado muy bien; nada drástico pero ya no siento la necesidad de estar conectada todo el día y la verdad es que es un alivio. Me ha gustado mucho el experimento/ejercicio que explicas y, de hecho, voy a ponerlo en práctica ya; mi único propósito para 2015 es precisamente estar más presente, que para mí también es la clave de todo así que habrá que ejercitarlo!
    1beso Marina!***

  • Totalmente de acuerdo contigo. Ayer decía a mi marido que voy a quitar las conexiones de Internet del móvil para que solo me entren llamadas, y estas no las corto por si me llaman del cole por una urgencia. A lo largo de la mañana miro el móvil 1000 veces y, como buen dices, así me concentro muuuucho menos. Por las mañanas necesito y quiero volver a los tiempos en los que ni tenía whatsaap ni IG, y de eso no hace tanto…

  • Odio el móvil… Yo soy de las que se le olvida en casa y no vuelve a por el… De que lo lleva encima y no se acuerda de él. Ademas de "carpem diem". Quiero que volvamos a la jugar a la calle, que quedemos en un cafetería que podemos charlar de tu a tu, que nos demos mas besos y mas abrazos y no emoticons. El móvil no esta robando el contacto con la personas. (el tu a tu). Para concentrarme de verdad, no hay mejor manera que conducir.

    Un beso. Loretha.

  • ¡Ay, June! Qué bien reflexionado todo, de hecho entre mis propósitos públicos para este año, escribí 5 que tienen que ver con el móvil:

    – Establecer un horario de consultas de móvil mientras estoy trabajando. 4 chequeos al día: antes de comenzar a trabajar, a media mañana, antes de comer y a media tarde.

    – 1 hora de actividad diaria sin el móvil a cuestas. Preferiblemente deporte o hobby.

    – No consultar el móvil mientras veo una peli (ésta es la que más me cuesta)

    – No volver a sentar a la mesa el móvil en las comidas fuera de casa. Si en casa no lo hago, ¿por qué en los restaurantes sí?

    – Definitivamente, dar por saco un rato al móvil.

    Pero no había tenido en cuenta que todos ellos tienen implícito una falta de lo que planteas en tu post: el arte de concentrarse. Comenzaré a realizar el mismo ejercicio que has comentado en trayectos rutinarios, me ha parecido tan sencillo y tan fundamental. GRACIAS! ¡Y buen año!

    Besos desde http://www.strending.com
    María

  • Que gracia!tenemos el mismo propósito para este año. A mí me ha dado por leer sobre mindfulness me parece una forma muy interesante de aumentar la concentración. Tu truco mañanero es muy mindfulness, pues nada buenos dias y a ponerlo en práctica!

  • Que dificil hacer eso ! pero se puede intentar 🙂