x

Un verano invencible

New in the jukebox

 

Para cuando me pidieron que escribiera un post sobre las sensaciones del verano imaginé que ya os habrían recordado mil veces que este huele a after sun y sabe a sal, que te tinta la piel de bonito, que nos emborrachamos de sudor y mojitos, que nos vence una pereza cariñosa única en el año. En verano, como diría Ángel Petisme, la gente se abraza para que los corazones se besen.
Por eso quise centrarme en otro tipo de sensaciones del verano, en las que se llevan dentro. Dijo una vez Albert Camus “en las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible“. Investigando, descubrí que la obra que recoge esta frase se llama Verano y que esta es un canto a la felicidad. Camus fue un escritor de entre guerras, que padeció la pobreza extrema, los desplazamientos y la crueldad de las guerras en sus propias carnes mientras escribía estas frases y aún así encontró hueco en mitad de este caos para el agradecimiento y la esperanza.
Y esto me hizo pensar más que en el verano, en cómo se vive; en lo amable de la estación, el disfrute gratuito, los baños, el calor, los días lentos, los recuerdos de la infancia, el fresquito en la cara, los rincones de sombra, las siestas de hamaca. Un verano es un verano allá donde estés. El verano nos regenera y nos da fuerza para sobrevivir a los peores inviernos, nos recuerda que siempre llega un tiempo mejor.
El verano nos hace invencibles por dentro. 🙂
Este post forma parte de una colaboración con las chicas de WeDeco, que me han invitado a participar con ellas del verano. Os invito a que veáis que es para cada una de estas geniales participantes las sensaciones del verano. Cómo lo viven May, Bea, Amaya, Mapi, Deliving, Laura, María, Coralia, Rocío , Noe y Chejo. ¡Muchísimas gracias por invitarme a formar parte de esta experiencia!

23 comentarios

Escribe un comentario
  • Me ha encantado el post, y Albert Camus y sus frases siempre me sorprenden.
    Y que bonito es el verano…

    • Muchísimas gracias, Noe. Gracias por acogerme este mes. 🙂

  • Qué emocionantes las palabras. Gracias por unirte al grupo y participar 🙂

  • Que bonito Marina, me encanta la frase que has mencionado de Alberto Camus. Cuando llegue el duro invierno alemán, me acordaré de ella. Gracias por estar este mes con nosotras!! Besos!!

  • Si, el verano invita a la reflexión, a refrescar la mente y resetear. El verano es necesario para marcar un nuevo inicio!!!
    Un beso grande y un placer contar contigo este mes en la quedada!!

  • Me ha llamado la atención tu frase "Un verano es un verano allá donde estés.", porque últimamente me ronda en la cabeza todo el rato la idea de que no es así, y que lo echo tanto de menos que hasta fisiológicamente mi cuerpo se queja. El verano no es lo mismo para un español que para un centroeuropeo o noeruropeo, por ejemplo. Estamos en Holanda a 9 de julio, 15 grados, con jersey y chupa de cuero, y lleva dos días lloviendo sin parar (y los que quedan). La semana pasada hubo un día soleado y caluroso en el que todo el mundo salió a hacer barbacoas; por lo demás, hace un mes que no recuerdo un día realmente despejado. Aquí no hay piscinas al aire libre, ni olor a protector solar, ni comidas frescas para combatir el no-calor, ni toldos, ni siestas, ni tinto de verano, ni anuncios de helados en la tele, ni cortinillas entre los programas rebosantes de iconos de solecitos y sombrillas. Aquí el verano apenas se distingue de la primavera y del otoño. Cade vez estoy más convencida de que el verano, sin sus estímulos sensoriales y señas de identidad pop, simplemente no es verano. No te llega esa sensación de calma y de confort, como de paréntesis de la vida real justificado por las altas temperaturas. Por supuesto, tampoco hay jornada continua en el resto del mundo; eso es un privilegio español. Creo que "verano" es una palabra distinta para los españoles que para los demás. Quizá para todos los mediterráneos: Camus se crió en Algeria.

    • Qué razón tienes y qué difícil es evocarlo cuando está lloviendo todo el día…

      Por eso me parece interesante la idea de un verano invencible, no sólo en lo bueno si no también en la adversidad.

  • Entiendo a Paloma, el verano para nosotros supone alegría, calor y energía. Tenemos la suerte de disfrutar del sol del verano y recibir su energía tremenda. Pero un verano sin sol es muy muy triste, y es que ese sol del que muchas veces nos quejamos nos trae sonrisas y buen humor!!!

  • El verano nos hace fuertes y nos regenera. Una gran verdad, Marina, y mejor sensación. 🙂
    Un placer que hayas participado con nosotras.
    Besos!!

  • La sensación de verano, la de verdad, la que sentíamos en la infancia, viene de vez en cuando a visitarnos, a lo mejor un día entero o solo unos minutos, y es en ese instante cuando notas las mismas mariposas que sentías en el estomago y eso te da fuerzas para seguir adelante.
    Gracias por colaborar con WeDeco con un post tan especial

  • Verano, siempre lleno de colores, sonrisas y sueños por diseñar, totalmente de acuerdo contigo!!

  • Precioso post. Y es que es verdad, que el verano lo regenera todo, cura mucho y da fuerzas, para los inviernos, ya sean los de verdad o los que cada uno tenga dentro…
    Gracias a esta edición de wedeco,he conocido tu blog y con tu permiso, me quedo.
    Un beso!!

  • Ains, yo soy de invierno. Parece raro pero el verano me agobia bastante. Será porque es la época que más trabajo. Y porque el calor lo llevo mal. Pero tu reflexión y Camus me han hecho pensar en ver el verano de otra manera

  • Pingback: Volver a la rutina después del verano y no morir en el intento | June Lemon Jukebox | Viajes, cultura y reflexiones