x

UMAMI

New in the jukebox

Foto de Olivia Rae James para Kinfolk vol 6
Ayer en la radio escuché algo que me dejó flipando; en la cultura contemporánea los sabores se categorizan en cinco palabras o sensaciones: dulce, salado, ácido, amargo y… umami. 
Umami viene del japonés y significa sabroso. En realidad, es la unión de dos vocablos que significan “agradable sabor” y que viene a englobar alimentos especialmente deliciosos que contienen glutamato, componente que se utiliza desde la Antigua Roma y que está presente también en muchas de las salsas orientales, como la de soja. ¿Nunca te has preguntado por qué allá a dónde vayas hay un restaurante chino y un italiano? ¿Por qué son las cocinas más universales? La respuesta es umami. 
Este sabor, aunque tiene una larga tradición histórica, fue reconocido y catalogado como tal en 1908 por el científico japonés Kikunae Ikeda, que fue quién descifró que el sabroso sabor del caldo de alga komu venía del glutamato y que su gusto en el paladar no era ni dulce, ni salado, ni amargo, ni ácido. Por lo visto, el glutamato combinado con ribonucléicos procedentes de otros alimentos generan una sinergia que intensifica su sabor y lo hace más palpable y agradable a los sentidos. 
Pero no hace falta irse a una sopa de algas a buscar el sabor del umami. Está presente en alimentos tan cotidianos como los quesos fermentados, los tomates, la carne curada, los mariscos, los pescados, los champiñones, las espinacas e incluso el ketchup. 
¿Cómo te quedas? ¿Conocías el umami? Ahora cuando te tomes un tomate intenta descifrar su sabor… Ni dulce, ni saldo, ni ácido, ni amargo… ¡Umami! 
Foto de Herriott Grace

14 comentarios

Escribe un comentario
  • Así me quedo :O :O
    No tenía ni idea de la existencia de este sabor, pero desde luego ahora cada vez que coma tomate, marisco o champiñones pensaré en eso.

  • Que curioso! Nunca lo había escuchado pero tiene su lógica! Es cierto que hay cosas que no son ni dulces, ni saladas, ni ácidas, ni amargas. En la próxima comida soltaré la palabreja nueva y quedaré como la más lista de todas, jajaja

  • Me encanta esta palabra. La adopto para mi vocabulario. Se podrá usar también para cosas? En plan – Molón no, umami!

  • Me quedo igual que Marta, ojiplática, jajaja. Nunca me había percatado pero el ejemplo del tomate es perfecto. Un sabor que no podría describir con una palabra. Bueno hasta ahora… Umami! 😀

    ¡Un beso!

  • Hache

    como se aprende en este blog!!!!

  • Me ha entrado hambre!! No son ni las una y me comería las algas, los ribonucléicos y hasta el ketchup, que no me gusta nada!! Umami ñam ñam!!
    Besos!

  • ¡Qué genial! Por eso los tomates son mi alimento preferidísimo del mundo, ahora lo entiendo 😉

  • Yo me enteré el curso pasado, al estudiar el sentido del gusto con mi hijo, venía el umami y no lo había oído nunca. Pero luego me puse a recapacitar y sí es cierto que es un sabor diferente a los otros, y que en casa nos gusta mucho, además.

    Besos.

  • Yo ya lo conocía y me encanta la expresión! Yo utilizo mucho ñami, el yummy inglés también está bien y umami es genial!

  • Me ha encantado este post. Muy curioso ese sabor, y, de hecho, diría que me gusta incluso más que el dulce, ¡y yo sin enterarme!

  • Pingback: Lo "cool" | June Lemon Jukebox