x

¿SERÁ VERDAD?

New in the jukebox

Hace unos días volviendo del campo en coche, mi amiga Marta dijo algo que me hizo pensar… Comentó que en muchas bodas, si te fijas, la novia en algún punto de la jornada siempre está un poco sola, sin conversación. No se refería a que se queda sola, sola. Es su día. Pero que precisamente por eso nadie se acerca a entablar una verdadera conversación con ella que pase más allá del: “qué guapa estás”, “enhorabuena”, “todo está saliendo genial”. 
Impactada por este detalle bodil me dediqué a preguntar a todo el mundo y la conclusión es que cada caso es diferente. Mientras algunas novias lo niegan rotundamente otras admitían que acabaron hartas de que cada vez que se acercaban a bailar se hiciera un círculo, como si tuvieran un perímetro de seguridad invisible. Las primeras dos veces te hace gracia pero a la séptima, cuando la canción es Ave María de Bisbal sólo quieres mimetizarte con tus amigas y partir la noche como una más
Las opiniones estaban divididas… pero por si acaso, intentaré estar atenta en las próximas bodas a las que asista. 🙂

¿Qué opináis las que estáis casadas y las que habéis ido a bodas? ¿Os ha dado esa sensación alguna vez? ¿Os hubiera gustado tener alguna conversación un poco más detenida?

11 comentarios

Escribe un comentario
  • Jajaja yo soy de las que se baila en Ave María, A tu lado y todo lo que haga falta vamos… Yo recuerdo las bodas de mis primas, y creo que para se sintieron solas en ningún momento, es cierto que el "qué guapa estas" y "enhorabuena" son comentarios que no puedes evitar, pero si no es con un familiar, es con un amigo y siempre comentas alguna jugada de "mira esta como ha venido" o "mira mi primo ligando con piticlin" jajaja.

    Buena semana

  • En mi caso recuerdo bastante poco las conversaciones del día de mi boda. Durante las primeras 8 horas estaba demasiado abrumada y luego por fin, POR FIN, el alcohol empezó a surtir efecto. Sí recuerdo que si alguien no daba pie a una conversación pausada era ya, demasiado liada comprobando que todo estuviera OK y saludando a todo quisqui. Pero no importa. Las conversaciones pausadas te las dan los abrazos y miradas de tus invitados, el mero hecho de que hayan ido hasta allí y se hayan puesto sus mejores galas y sonrisas. Los mensajes más potentes no suelen estar en las conversaciones.
    ¡Y gracias a Dios que no sonó Bisbal en mi boda! En Kinfolk jamás lo harían 😉

  • Verdad verdadera! si hasta a los invitados no sabemos bien que hablar con la novia! obviamente no siempre, pero es normal que las novias tengan la cabeza en si han encendido las velas del jardín o si el vino está a buena temperatura… y llegas tú… y qué le cuentas ??? a no ser que sea tu amiga del alma y le puedas decir dos barbaridades para que se ría 🙂

  • Un dato a tener en cuenta, Lo pondré en la invitación: Prohibido hacer corro a la novia y trartarla como si fuera un mono de fería, jejejeje

  • jajajajajaaj. todo es posible, es cierto que existe esa sensacion de: no quiero agobiar. a la salida de la iglesia, por ejemplo, la novia esta aun un poco metida en su mundo, todo el mundo quiere besarla, el maquillaje empieza a sufrir, su cara empieza a doler de sonreir! pero es un clasico y hay que vivir con el, lo que cuentas del momento baile es muy cierto, todos quieren estar cerca, sacarse una foto con ella… pero creo que simplemente te dejas llevar y que salga como tenga que salir, y si a veces te quedas un poco sola seguro que puedes ver con otros ojos lo bien que se lo pasa el mundo en tu super boda 😉 (en la tuya sera asi je je je )

  • Pues yo no recuerdo esa sensación en la boda de mi hermana, quizá influyera que en todo momento se empeñaron en hacer una boda cercana e íntima con sus seres queridos, no había ni mesa presidencial que los alienara!! Espero que en mi boda tampoco ocurra eso 🙂

  • Yo no me he fijado nunca en eso o será que a las últimas bodas que he ido han sido de amigas y la novia siempre ha estado acompañada 🙂 por cierto… me gusta cómo quedó el blog 😉

  • Pingback: Qué celebramos | June Lemon Jukebox

  • Pingback: El Diario de la Novia | June Lemon Jukebox