x

AÚN HAY QUIEN REVELA FOTOS

New in the jukebox

El año pasado por mi cumple varios amigos me regalaron una Lomo, una Diana clásica y empecé a experimentar con la fotografía analógica de la que casi ni me acordaba. Desde entonces me la llevo la cámara a muchos viajes y disparo sin mucho tino (aquí algunas pruebas gráficas) a todo lo que me rodea. Me encanta.  

Me alucina el efecto que consiguen las fotos y los diferentes carretes incluso aunque estén desenfocadas y no tengas ni idea de lo que estás haciendo. Te hace venirte arriba y creerte una super estrella creativa de la composición y empiezas a investigar y a intentar superponer dos imágenes en la misma foto, por ejemplo. Tiene además mucho sabor que sean analógicas y de plástico, como de juguete. El formato cuadrado y ese tinte inexperto del que no puede medir a ciencia cierta si lo que está haciendo está bien o mal. 
Entonces llega lo que para mí es lo mejor: la espera del revelado. Ilusiona acercarte a la tienda especulando sobre si te habrán salido bien los efectos que intentaste, si habrá alguna salvable o habrá salido todo el carrete negro como aquella vez
Es una sensación que mola. 
Estos son algunos de mis experimentos amateur del año pasado, en Candeleda y Lisboa. 

10 comentarios

Escribe un comentario
  • Que guay! Yo soy de cámaras de usar y tirar, me encantan los colores con las que salen las fotos y las sorpresas que te encuentras tras revelarlas. A veces hay fotos que ni siquiera me acuerdo que las he sacado y es como abrir un regalo sorpresa!

  • jajaja a mi tambien me parece genial. Bruno tiene una y la hemos usado un monton, y si, lo de que saldra es una pasada. en alguno viajes además compramos camara de usar y tirar y parecemos patos intentando asegurarnos de que sacamos en la foto todo lo que tenemos. el proximo destino al que viaja es londres, ya te enseñare el resultado! 🙂

    Laris

  • Anónimo

    Me gustan mucho las fotos!!
    Yo tengo una lomo de ojo de pez con la que he experimentado bastante también, carretes en color otros en blanco y negro. Está guay eso de comprar el carrete y pensar un poco la foto antes de hacerla, q con las automáticas, aunque es muy cómodo (y gratis) al final haces fotos por hacer. Y lo q más me gusta es tenerlas reveladas, soy de la opinión q las fotos en el disco duro al final nunca se ven!
    pd- No tiene nada que ver con el tema de hoy pero…te recomiendo que leas La sonrisa de las mujeres de Nicolas Barreau. Creo q es un libro que te puede encantar.

    • Muchas gracias por la reco! He leído algunas críticas y lo ponen muy bien así que a mi lista de libros para leer! Muchas gracias por acordarte de mi y recomendármelo. 🙂

      Un abrazo

  • YAY! Tengo una Diana también, y alguna otra análogica con las que me gusta experimentar también! Me encanta la sensación esta de "a ver qué va a salir de aquí" porque sabes cuando te la llevas, pero al revelar salen cosas de hace más tiempo que no recordabas! Me encanta!!!!

  • Yo también tengo la Diana y me está costando bastante cogerle el truquillo… Aunque yo sigo disparando sin desistir. En cada carrete salen unas cuantas decentes! Las tuyas son muy bonitas!

  • Yo tengo una Diana F+ con todos us complementos y las posibilidades son infinitas, se pueden crear miles de efectos. Cuando voy a revelar siempre tengo en corazón en un puño, es muy emocionante.
    Me encanta la primera fotografía!!

  • la fotografía analógica tiene algo especial, yo tengo muchas ganas de tener mi Diana y experimentar como tú 😉 ¡me han encantado tus fotos!

    Marie lived in London