x

17 comentarios

Escribe un comentario
  • Uuuuuf creo q el comienzo de todo está en aceptarse uno mismo. Perfeccionista a la máxima exponencial, esa soy yo. Neuras muchísimas y alguna más pero sabes q, así somos y así tenemos q aceptarnos.
    Besos

    • Totalmente. Yo ya he aceptado que pienso el triple que los demás! Aunque eso a veces hace sufrir… 🙁 Pero bueno! Lo importante es tener medida y estar seguro de uno mismo para sentirse bien.

      Muchas gracias por tus palabras! De perfeccionista a perfeccionista. 🙂 jeje

  • A mi también me pasa! Pero con el tiempo, y tras épocas de "querer y no poder", he aprendido que hay que ponerse límites para ser feliz.
    Si tu meta es esa "inexistente" perfección, te frustrarás intentando llegar y nunca dormirás tranquila! Por eso yo te aconsejo que no apuntes tan alto para que puedas disfrutar de cada logro, y de la imperfecta perfección, que al fin y al cabo, es lo que nos hace únicos a cada uno 😉

    • En esas estoy! Dejándome llevar. 🙂

      Gracias Ale. 🙂

  • Date el tiempo que necesites, te estaremos esperando a ti y a tus imperfecciones.
    Un beso

    • Muchísimas gracias! Qué cariñosa eres siempre conmigo. 🙂

      Un beso muy fuerte!

  • ¡Ayyyyy! ¡Qué difícil ser auténtico entonces! ¡Besito enorme, guapa!

    • Pero seguro que se consigue. Seguro!

      Un besote Susana!

  • Tomate el tiempo que quieras Marina! Aquí te estaremos esperando 🙂
    Muchos ánimoss guapita!

  • Anónimo

    eres la mejor y eres perfecta a tu estilo y medida!!
    Fdo: Debonachis 😉

  • Me encanta la frase! me la aplico!!! 🙂 soy la primera agobiada con mis imperfecciones…
    date todo el tiempo que necesites! te estaremos esperando por aquí, pero vuelve pronto que se te echará de menos!
    un besazo enorme!!
    PD: ya sabes que estamos para lo que necesites!

  • Hace tiempo que desistí en ser perfecta y ahora soy feliz.
    Rélajate y disfruta de la vida.
    Aquí te esperamos

  • difíciles tiempos para la autenticidad, para sentirse tranquilo con uno mismo, para saber que lo que haces te viene dictado por el corazón… a veces dan ganas de cerrar todas las pestañas que tenemos abiertas y desinstalarse todas las apps de los teléfonos móviles… nos estamos perdiendo y queremos ser demasiadas veces lo que son los otros. buen trabajo aquí, en tu blog, Marina!
    nos vemos en quince días, y hablaremos de esto y de más cosas!